¡Ahí va el Karma!

Publicadas por Les yeux noirs , viernes, 26 de noviembre de 2010 12:57


Decidí escribir sobre esto como siempre, por conversaciones y experiencias que he tenido recientemente con mi hermana, novio, y demás personas...por otro lado también me incentivaron sucesos que han ocurrido en los últimos días en mi trabajo.

Aquí abro un paréntesis (sin abrirlo literalmente)...El que alguna vez dijo "El trabajo, es sólo trabajo no es personal" se merece un GRAN zape. Me pregunto, ¿Cómo una actividad que realizas la mayor parte de tu tiempo, la mayor parte de tu vida, con gente que ves mucho más que a tus amigos, familia no va a ser tomada personal? yo diría que lo contrario, es ¡Extremadamente personal!

Bueno, me desvío y no quiero. Platicando como cosas malas le pasan a gente buena (y viceversa) y escuchando por ahí varios ¿Por qué siempre me pasa esto a mi? fue que de repente (a las 6am, no tengo la culpa, la verborrea mental me ataca a horas inesperadas) pensé en esto:

Hay un par de conceptos que antes que nada quiero explicar (y que muchos los deben conocer, otros puede que no), el Karma y el Dharma.

De acuerdo con varias religiones dhármicas, el karma sería una energía metafísica (invisible e inmensurable) que se deriva de los actos de las personas. Es una creencia central en las doctrinas del budismo, el hinduismo, el yainismo, entre otras. Aunque estas religiones expresan diferencias en el significado mismo de la palabra karma, tienen una base común de interpretación. Generalmente el karma se interpreta como una «ley» cósmica de retribución, o de causa y efecto. Y el Dharma es una palabra sánscrita que significa ‘religión’, ‘ley natural’, ‘orden social’, ‘conducta adecuada’ o ‘virtud'.

Pero bueno, detrás de estos conceptos la esencia es: Si haces algo mal eventualmente te va a cargar el payaso, si lo haces bien, eventualmente vas a recibir bendiciones.

Si nos ponemos a pensar de forma práctica, estos conceptos no tienen porque verse con tanto misticísimo, creo que independientemente de las creencias (o falta de ellas) de cada quien, podemos llegar al acuerdo que esto incluso tiene lógica.

Les voy a contar algo: hace un año y medio yo me enfermé, tuve un problema grave de anemia que se dio en paralelo con una ruptura muy dolorosa con mi ex-pareja...para no hacerles el cuento largo me sentía más mal de lo que me he sentido en toda mi vida (vengo de una familia de padres divorciados, un divorcio muy amargo y con muchas secuelas, he vivido la muerte de parientes y amigos, comento esto para que tengamos un punto de referencia), entonces subrayo; en aquéllos tiempos me sentía peor que NUNCA antes.

Dentro de toda la terapia a la que me sometí (física por mi enfermedad y psicológica, trabajo duro externo e interno) quise pensar que posiblemente durante mi vida (corta, sí) había yo dejado algunos cabos sueltos...entones me pareció buena idea contactar, de alguna forma u otra a la gente que yo había o me habían lastimado...la mayoría de ellos respondieron bien y se alegraron por tener una segunda oportunidad de rehacer la relación que se perdió.

Por otro lado me propuse hacer trabajo filantrópico, fui a una casa hogar y me ofrecí a enseñarles dibujo a los niños, entre otras cuantas cosas con las que me involucré. En ese momento yo necesitaba más ese contacto que ellos y estoy segura que el beneficio obtenido fue mayor por parte mia que de ellos.

Mi mejor amiga fue expectadora de todo esto, entendía que yo de alguna forma sentía la necesidad de redimirme para ver si así "me iba bien"...recuerdo que me dijo: "Por favor, sólo no empieces a mandarles canastas de frutas o arreglos florales a tus ex-novios, dejando eso, haz lo que necesites hacer".

Bueno, ¿Qué sucedió después? Que todo lo que hice (y dejé de hacer) trajó consigo un cambio interno, ese cambio fue desde luego positivo, me volví más tolerante, asertiva, compasiva y mucho más empática frente al dolor ajeno. Al terminar ese recorrido ese cambio (que se dio desde adentro) fue el que empezó a rendir frutos: me empecé a rodear de gente que me hacía (y hace) bien, adquirí mejores hábitos, estar en paz conmigo me permitió conocer a una persona maravillosa que hoy es mi pareja, la relación con mi familia mejoró, etc, etc.

¿A qué voy con esta letanía?...Hace poco mi hermana se acercó y me dijo ¿Por qué me pasan estas cosas? ¿Por qué mi vida ha sido un desfiladero de hijos de la chingada? (así dijo ella)...Yo le contesté: Estás trasladando la responsabilidad de todos estos conflictos a factores y personas externas, necesitas verlo desde adentro: ¿Qué estoy haciendo yo para atraer a esta clase de gente?...Creo fervientemente que el cambio debe venir desde adentro, no hay de otra porque si no todos terminaríamos inmersos en la categoría de víctimas, y eso no se vale.

Aun así me dirán, bueno y ¿Por qué chingados le pasan cosas malas a gente buena, siendo que tomé la mejor decisión, hice lo que debí haber hecho, etc. etc.? Pues, NO SÉ, trato de pensar (conforme a lo que yo creo) que hay un aprendizaje subyacente, y bueno, si de plano no se lo encontramos lo que nos queda es interiorizar estos problemas lo mejor posible para no acabar enfermos, deprimidos y consumidos por dicha situación.

Conclusión ¿Creo que los buenos actos traen de la mano bendiciones? Sí, será por el orden divino, será por el cambio positivo que generan dentro de uno, denle la explicación que sea...¿Creo que el karma te da una patada en el trasero cuando haces daño? ¡También! hay una frase en inglés que dice: "No one can get away with murder" (nadie puede resultar impune por un asesinato, o salirse con la suya por un asesinato, algo así...se nota que no conocen el sistema legal mexicano) Pero la raíz de esto es: miente, roba se deshonesto, difama, búrlate...y espera (pero espera el madrazo, porque nada bueno va a llegar)

Yo no comulgo con la idea que haciendo a, b y c mereceré el infierno o el paraíso, se los afirmo, las buenas acciones pagan y pagan bien (y pagan aquí) ¿Y si deciden no hacerlo?...Hay otra frase en inglés que dice: Karma is a bitch...Ustedes dedúzcanlo.

Verborrea necesaria.

Publicadas por Les yeux noirs , lunes, 22 de noviembre de 2010 17:35


No había manera que hablara de otra cosa esta semana ya que lo único que ha estado continuamente en mi cabeza es una situación laboral que estoy tratando de manejar lo mejor posible…no voy a entrar en detalle (porque además da mucha hueva leerlo) pero básicamente mi disyuntiva era: ¿Digo lo que me molesta o no lo digo?...no es tan fácil como se oye…decirlo podía traer como consecuencia una certera patada en el trasero y pasar a las filas del desempleo…

Sin embargo (y como muchos de los que me leen ya se habrán dado cuenta) yo no me quedo callada, no puedo, me carcome, es más, cuando me quedo callada mi cuerpo empieza a reaccionar, me empiezan a doler los hombros, la nuca, la mandíbula y hasta un ojo me tiembla…simplemente no me callo…para bien (y a veces para mal) nunca me callo.

Claridosa es el adjetivo (definido como la persona que suele decir las cosas muy claras, sin rodeos) que muchos me han dado…tampoco quiere decir que sea una imprudente (bueno para que me hago, hay veces que sí) pero sinceramente es algo más grande que mí misma…pero OJO pasó mucho tiempo para que yo me diera cuenta que de esta forma quería ser, y que el ser “claridosa” era algo bueno, al menos para mí...

Partiendo de que “lo cortés no quita lo valiente”, ser así ha sido esencial en mi desarrollo como ser humano, primero porque ser franca me ha servido para marcar límites, para decir NO, esto no se lo acepto ni a mi familia, NO, no tengo ganas de ir, o en su caso, SI, sí necesito ayuda, SI, sí tengo que delegar (en el caso de mi trabajo, lo que me ha servido para avanzar profesionalmente) o un simplemente ESTO NO LO SÉ.

Por otro lado como mujer ha sido vital que en mis relaciones siempre sepa y diga lo que quiero y lo que no quiero, ¿Por qué? Porque nunca he querido que mis actividades, hábitos o tiempo roten alrededor de los de alguien más, y claro, en toda relación se debe ceder, pero la línea entre ceder y sacrificar a veces no es muy clara…y sacrificar TODO EL TIEMPO simplemente no funciona… ¿Cómo voy a poder dar (lo que sea) a alguien cuando mi jarrito está vacío? - normalmente ese mentado jarro tiende a vaciarse precisamente cuando sacrificas indiscriminadamente.

Además creo firmemente en las enfermedades psicosomáticas (que son las tienen su origen en un conflicto psicológico que se expresa a través de un síntoma físico) Así que por lo menos en mi caso (comprobado) callarme cuando he tenido que hablar me ha hecho mucho daño ya que callarte algo que NECESITAS DECIR genera estrés, ansiedad, angustia, estados emocionales que llegan a manifestarse de la *siguiente forma:

Dolor de espalda, 71%
Mareos, vértigos, 65%
Dolor en extremidades, 60%
Gases en el estómago, 52%
Dificultad al respirar, 50%
Palpitaciones, taquicardia, 49%
Dolor en articulaciones, 45%
Dolor en el pecho, 44%
Náuseas, 43%

*Síntomas somáticos más presentes en las consultas médicas, para más info: http://www.clinicadeansiedad.com

¿Qué más les puedo decir? Hablen, exprésense, dialoguen, discutan (discutir es muy sano, pelear, pos no tanto), conversen, acuerden, negocien… ¿Y en cuanto a mí?... Pues a mi no me corrieron y eso ya es ganancia!

Unplugged

Publicadas por Les yeux noirs , miércoles, 17 de noviembre de 2010 10:41


Ok, tuve un lapso bruto por lo que la semana pasada no escribí nada en mi blog…el lapso bruto estaba acompañado de hartazgo total por falta de vacaciones, estrés y otras cosas, así que llegó un punto en el cual no sabía que escribir, que comer y que escuchar (tres cosas que son vitales para mí y que en verdad siempre las tengo bien claras) Así que aprovechando la boda de una de mis mejores amigas en Acapulco aproveché y me fui unos días para allá…

Precisamente el nombre de este post “Desenchufado”, como se podría decir coloquialmente, tiene que ver con eso, el descanso, y lo difícil que es (al menos para mí)de creérmela y realmente descansar.

Salí de Monterrey el jueves temprano por la mañana, vi a mi novio para después irnos a Acapulco…ese día tuve todavía correos y llamadas de trabajo entrando a mi celular, y me empecé a poner de malas, más de malas de lo que normalmente me pondría…le dije: ¿Cómo puede ser que me voy de vacaciones y ni así entienden?...y él me contestó (muy acertado por cierto): Es que a ellos no les cuesta ni les quita nada mandarlo, es un mail, pero no piensan en el efecto que tiene en ti. Y ¿saben qué? Si es cierto, cada correo o llamada que recibía o tenía que hacer estaba “restándole” puntos a mi descanso.

Les platico que a mí me cuesta mucho desconectarme…normalmente cuando tengo días libres son (casi siempre) tres o cuatro, y siempre me sucede que ya para cuando me estoy relajando es hora de regresar.

Es que nos acostumbramos a un ritmo de vida rápido…mi rutina (entre semana) es: despertarme, preparar mi café, arreglarme, ir a trabajar, salir a comer, regresar a la oficina, hacer ejercicio, regresar a la casa ver la tele o leer y dormir, y así da la vuelta…y no estoy diciendo que no me gusta mi rutina, de hecho me gusta, además los fines de semana siempre son distintos…sin embargo creo que el hecho de vivir en una ciudad grande como Monterrey hace que te acostumbres a vivir a mil por hora.

Entonces bueno, regresando a la playa, estaba yo acostada en un camastro escuchando música y viendo el mar, bebida en mano…y aún así no me podía desconectar. No es que quisiera estar acostada como un molusco sin pensar, completamente desparramada en el piso (estoy dando por hecho que los moluscos no piensan nada, a lo mejor los subestimo) PERO esa sensación de tensión en la quijada, hombros apretados, ceño fruncido, y la mente: qué bonito se ve el mar, ¿qué se ve allá a lo lejos?...parece un barco…en Tampico (pensaba esto ya que yo soy Tampiqueña) los barcos que se ven normalmente son barcos petroleros, acá no…por cierto, ¿Qué tanto habrán logrado curar el derrame de petróleo en el Golfo?...ya casi no se habla del tema, que poca madre…Es que las empresas no tienen responsabilidad social…y no paraba hasta que yo sola me decía...BASTA MENTE, CÁLLATE YA, ¡¡¡¡¡Sigue tomándole al mojito!!!!!

Y antes era peor…la meditación me ha ayudado muchísimo a calmar la mente, y aún así me pasa esto, imagínense como era antes…

Me pongo a mí misma de ejemplo y eso que yo no tengo esposo e hijos, no quiero ni imaginarme la gente que trabaja y tiene familia, que gran merito no perder la cabeza en el intento… ¿Pero que no se supone que nosotros somos un pueblo latino y sabemos todo acerca del descanso, la diversión y la “siesta”? …al parecer ya no…al querer ser competitivos, cumplir con el trabajo, con la familia, y no descuidar nuestra vida social nos encontramos viviendo todo en “cámara rápida”

Y ves a la gente en la playa con sus laptops, blackberries, iphones, etc. Y posiblemente no están trabajando pero al final del día siguen “conectados”…

En fin, los beneficios del descanso ya los conocen, así como los estragos del estrés…que les cuento que ya en una de esas estaba en mi camastro, leía mi libro, tenía la alberca y el mar enfrente, me desconecté tanto que me quedé dormida…justo cuando faltaban dos horas para irnos…

El vivo...¿Al gozo?

Publicadas por Les yeux noirs , lunes, 1 de noviembre de 2010 18:18


Ayer platicando con mi hermana, y ella contándome que últimamente (por motivos personales que no voy a andar exponiendo en este medio) se ha sentido triste, ansiosa y estresada. Ella me preguntaba si era normal y si yo me había sentido así antes “Siento como si la cabeza me fuera a explotar, es más, hasta me mareo de tan mal que me siento”…yo le contesté que sí, y realmente recuerdo tiempos en los que me sentía tan mal que hasta pensé que me estaba quedando ciega - no estoy exagerando, estaba tan mareada por el estrés que empecé a ver borroso y llego un punto en que no veía las caras de la gente a 5 metros de mí.

¿Qué factores hacen que de repente nos “de para abajo”? Yo he escuchado un sinfín de explicaciones y sin embargo también existe el “me siento mal y no sé porque”. Hoy en día y con tantas razones para sentirse mal (no quiero ser pesimista, de hecho yo trato de ser optimista pero seamos honestos) enumero aquí algunas que me vienen a la mente:

- La economía (que repercute en nuestros trabajos o falta de ellos)
- La situación de inseguridad en México (que nos mantiene en estado de constante estrés y paranoia)
- Problemas familiares (padres, hermanos, familia nuclear o extensa)
- Crisis personales (no sentirse realizado, sensación de haber fallado o no estar en el rumbo correcto)
- Crisis de pareja.
- Pérdida de seres queridos.
- El acomodo de los astros (en verdad me han dado ésta como razón)
- Problemas hormonales (aplica para hombres y mujeres, no empiecen)
- Desajustes químicos en nuestras cabezotas.

Yo soy de la creencia que cuando te sientes mal no sirve que tengas una caravana de gente frente a ti diciéndote “Nombre, eso no es nada “, “Ve el lado bueno de las cosas”, “Todo sucede por algo”, “Siempre vendrán tiempos mejores (al mero estilo de Yuri)”… ¿Por qué? Porque cuando te sientes mal la verdad es que no ves para cuándo ni para dónde, y por más que alguien te asegure y firme en piedra que el estrés y la tristeza van a terminar, no hay manera que te convenzas hasta que TU estés convencido (es redundante pero real)

¿Qué hago yo cuando me siento así (o cuando me he sentido así?) – Se los paso al costo por si alguno de mis amigos actualmente se encuentra en crisis y desea hacer uso de varios recursos, POR SUPUESTO, cuando el estrés, la tristeza y la angustia empiezan a causar estragos fuertes en nuestra salud (insomnio, problemas digestivos, migrañas, dolores musculares, trastornos alimenticios) BUSCA a un psicólogo o psiquíatra…

Leer libros de autoayuda, fe, psicología puede que sirva hasta cierto punto…pero tengan algo en cuenta….¿Qué sucedería si quisieran aprender a construir un robot?, ¿Comprarían un libro “hágalo usted mismo” o irían con un Ingeniero en Robótica?...exacto...La mente y las emociones del ser humano es de lo MÁS COMPLEJO que existe, nunca duden en pedir ayuda, simplemente hay cosas que uno sólo no puede manejar…

Bueno y para el día a día A MI me sirve:

- Rodearme de cosas que me gustan, limpiar mi cuarto y otros espacios (oficina por ejemplo) de todo aquello que sobra y que no me aporta, dejar que la energía fluya, abrir las ventanas (o cortinas, persianas, lo que sea) para que el sol entre.

- Comer sano, ¿Han escuchado “Eres lo que comes? Es real…muchas sustancias que están dentro de los alimentos chatarra nos atiborran de azúcar, grasas (y no de las buenas) , conservadores y otras sustancias que tienen repercusión en nuestro estado de ánimo (pueden darte un empujón fuerte, luego hacerte sentir amodorrado, más triste, entre otras cosas)

- Haz ejercicio, da hueva, en momentos de tristeza y cansancio es lo que uno menos quiere, pero HAZ EJERCICIO, aunque sea sal a caminar, pasea al perro, da 4 vueltas a la manzana, caminar es un fuerte antidepresivo, no tienes que hacer 2 clases de yoga, pesas como He-Man o correr un maratón, un poco de ejercicio genera endorfinas necesarias para que tu humor cambie (para bien)

- Date tiempo para hacer las cosas que te gustan, ok, todos tenemos que ir a trabajar, a la escuela, cumplir con la familia, NO IMPORTA…usa aunque sea 30 minutos (mejor si es una hora) para escuchar tu música favorita, leer un libro (que no tenga que ver con tu estado anímico) armar un rompecabezas, dibujar, ver tu serie favorita…OJO trata de que esta actividad no sea ver las noticias o leer el periódico, invariablemente las noticias llegarán a ti y ya sabemos que son puras tristezas – ADEMÁS, está comprobado que las personas que durante la mañana (camino a su trabajo o escuela) NO ESCUCHAN las noticias son más felices…aprovecha esos trayectos para escuchar música ambiental, o cantar tus canciones favoritas.

- Identifica tu red de ayuda: todos sabemos que amigos hay de muchos tipos (y familiares) y afortunadamente existen esos que están dispuestos a escucharte sin abrir la bocota (al menos que se los pidas) o aquellos a los que siemplemente les puedes decir: “Llévame por unos tacos” y van a pasar por ti y hacerlo sin chistar, no dudes en pedir ayuda, TODOS necesitamos ayuda: tu pareja (si es que tienes), hermanos, padres, amigos(as) están ahí y lo más seguro es que quieran verte mejor, levanta la mano y ¡PIDE AYUDA!

- Ponte en contacto con tu espiritualidad, y bueno, aquí me van a perdonar los ateos, no voy a entrar en una discusión teológica, sea cual sea tu fe, sean cuales sean tus creencias, úsalas: medita, reza, date tiempo para escuchar el silencio, deja que tu ser interior (y más sabio) te hable, ¿Quieres respuestas? ¡Pídelas! Créeme, que ya sea al universo, a Dios, a Jesús, a Buda, a Tláloc o a ti mismo, no dejes de creer, hay algo más grande que tu yo externo que va a venir a darte una respuesta.

- No dejes de salir, yo sé que en este estado no nos dan ganas de nada, oblígate por favor, ve al cine (no a ver dramas, no hay necesidad), ve al parque, aunque sea suelta la polilla en el centro comercial o en algún restaurante, poco a poco te vas a ir acostumbrando y vas a querer tu vida social de vuelta.

- Y por último no dejes de creer que: TODO PASA (y eso se los aseguro), sea cual sea el problema, sea cual sea tu aflicción, tan grande como sea tu tristeza, VA A PASAR, mientras tengas la certeza de eso tienes la mitad del camino recorrido.

Y recordemos que lo importante en esta vida no es NO caerse… ¡Todos nos caemos! es parte del currículo que vamos acumulando. LO IMPORTANTE es cómo nos levantamos...sean felices.

www.damebrochant.blogspot.com