Una mujer que lee.

Publicadas por Les yeux noirs , martes, 27 de diciembre de 2011 10:44




Encontré esto en internet y me gustó mucho, recuerdo haber leído un post similar en el blog de la @nenamounstro...dedico este escrito, que no es mío, a todas ellas que leen, que escriben y a todos los que las quieren a su lado...


A Girl You Should Date


Date a girl who reads. Date a girl who spends her money on books instead of clothes. She has problems with closet space because she has too many books. Date a girl who has a list of books she wants to read, who has had a library card since she was twelve.


Find a girl who reads. You’ll know that she does because she will always have an unread book in her bag. She’s the one lovingly looking over the shelves in the bookstore, the one who quietly cries out when she finds the book she wants. You see the weird chick sniffing the pages of an old book in a second hand book shop? That’s the reader. They can never resist smelling the pages, especially when they are yellow.


She’s the girl reading while waiting in that coffee shop down the street. If you take a peek at her mug, the non-dairy creamer is floating on top because she’s kind of engrossed already. Lost in a world of the author’s making. Sit down. She might give you a glare, as most girls who read do not like to be interrupted. Ask her if she likes the book.


Buy her another cup of coffee.Let her know what you really think of Murakami. See if she got through the first chapter of Fellowship. Understand that if she says she understood James Joyce’s Ulysses she’s just saying that to sound intelligent. Ask her if she loves Alice or she would like to be Alice.


It’s easy to date a girl who reads. Give her books for her birthday, for Christmas and for anniversaries. Give her the gift of words, in poetry, in song. Give her Neruda, Pound, Sexton, Cummings. Let her know that you understand that words are love. Understand that she knows the difference between books and reality but by god, she’s going to try to make her life a little like her favorite book. It will never be your fault if she does.


She has to give it a shot somehow. Lie to her. If she understands syntax, she will understand your need to lie. Behind words are other things: motivation, value, nuance, dialogue. It will not be the end of the world.


Fail her. Because a girl who reads knows that failure always leads up to the climax. Because girls who understand that all things will come to end. That you can always write a sequel. That you can begin again and again and still be the hero. That life is meant to have a villain or two.
Why be frightened of everything that you are not? Girls who read understand that people, like characters, develop. Except in the Twilight series.


If you find a girl who reads, keep her close. When you find her up at 2 AM clutching a book to her chest and weeping, make her a cup of tea and hold her. You may lose her for a couple of hours but she will always come back to you. She’ll talk as if the characters in the book are real, because for a while, they always are.


You will propose on a hot air balloon. Or during a rock concert. Or very casually next time she’s sick. Over Skype.


You will smile so hard you will wonder why your heart hasn’t burst and bled out all over your chest yet. You will write the story of your lives, have kids with strange names and even stranger tastes. She will introduce your children to the Cat in the Hat and Aslan, maybe in the same day. You will walk the winters of your old age together and she will recite Keats under her breath while you shake the snow off your boots.


Date a girl who reads because you deserve it. You deserve a girl who can give you the most colorful life imaginable. If you can only give her monotony, and stale hours and half-baked proposals, then you’re better off alone. If you want the world and the worlds beyond it, date a girl who reads.


Or better yet, date a girl who writes.


– Rosemarie Urquico –

Buenas nuevas

Publicadas por Les yeux noirs , miércoles, 30 de noviembre de 2011 09:59



Mi amigo Slotadicto me invita a escribir, denle click al link aquí abajo y los llevará a su blog invitado del mes y mi colaboración "Buenas nuevas", ¡gracias!









Donde viven los monstruos.

Publicadas por Les yeux noirs , martes, 15 de noviembre de 2011 09:07


Yo sé dónde, los conozco, muchas veces los he visto, conozco su rostro y su tamaño, son muy míos y aunque no sienta un particular cariño por ellos no puedo negarlos, son parte de mí.

Mis monstruos no son tantos pero nunca llegan solos, son montoneros, les gusta la compañía. Cuando alguno de ellos piensa en moverse primero se sacude, se desentume, luego, voltea a su alrededor, toma la iniciativa e invariablemente le habla al de al lado. Mis monstruos son cómplices, todo se cuentan, no guardan secretos.

La mayoría del tiempo, debo decir, los encuentro muy bien portados, están sentaditos atrás, en algún compartimento. Les gustan los recovecos, ahí tienen su banca, mecen los pies, están callados, duermen mucho...ya casi no salen a jugar, yo no los dejo.
Aunque a veces, algunas veces, escuchan una frase, ven una señal, alguien los pellizca o yo los llamo sin querer…cuando esto sucede trato de traer mi llamado de vuelta, de nunca haberlos siquiera pensado, pero aun así, ellos se levantan, unos lentamente, otros al instante...yo escucho sus pasos, los oigo acercarse, siento su respiración, percibo su temperatura. En ese momento corro y los ahuyento, hablo con ellos, a algunos les grito. Casi siempre logro que se vayan, les explico que no son bienvenidos.

Desafortunadamente para mí y para fortuna de ellos hay veces en las que no sólo llegan, sino que además se quedan, a veces por unos minutos, en los peores momentos, por días.

Casi siempre la tristeza del pasado es el primer monstruo en llegar, corre y me recuerda, su memoria es eterna. A él, le sigue la duda del presente, con su amigo: el miedo. Siempre llegan juntos, no pueden vivir uno sin el otro, se necesitan. Pegados vienen la frustración y la soberbia, ellos son atemporales y hablan al mismo tiempo.

El último en llegar es la ira, a él es precisamente a quien más le temo, de él me escondo, a él le ruego que se vaya sin embargo, cuando por fin llega, casi nunca me escucha, ni a mí ni a nadie, desconoce caras y voces, no encuentra espacio para razonar, es intransigente, egoísta, a veces violento.

Hace tiempo los fui a visitar, quise hacer las paces con ellos, les pedí una tregua, algunos accedieron, otros la siguen negociando. Son difíciles de tratar, se obstinan por tener vida propia y no quieren ser olvidados.

Me digo a mi misma, a manera de consuelo, que al menos los conozco. Todos han venido formalmente a presentarse, me explican de dónde vienen, presentan su caso, creen tener la razón.

Son míos, me hacen llorar, a veces temblar de miedo, me recuerdan quien soy, me lastiman y me enseñan. En algunas ocasiones, incluso me hacen escribir.

Historia de un amor.

Publicadas por Les yeux noirs , lunes, 24 de octubre de 2011 11:31


Ojalá pudiera dar explicaciones y disculpas por no haber escrito antes, la verdad es que no había escrito porque tenía muchas ideas y al mismo tiempo ninguna, quería esperar a que la inspiración llegara y sí llegó...llegó hace unos días al leer un libro, un libro que me inspiró, me conmovió y me perturbó en la misma medida.

Lo que escribo aquí no es mio, lo escribió el filósofo Andrés Gorz quien nació en Viena en 1923.

Cofundador de Le Nouvel Observateur y uno de los principales teóricos de la ecología política...en fin, este post no es sobre sus ideologías, si no sobre algo que él consideró más importante, no al principio si no ya al final de su vida...Carta a D. es una larga carta que él escribió a su esposa poco después de descubrir que estaba enferma, un testimonio de amor que me trae muchas preguntas e inquietudes...comparto primero un fragmento:

"Acabas de cumplir ochenta y dos años y sigues siendo bella, elegante y deseable. Hace cincuenta y ocho años que vivimos juntos y te amo más que nunca. Hace poco volví a enamorarme de ti una vez más y llevo de nuevo en mí un vacío devorador que sólo sacia tu cuerpo apretado contra el mío. Por la noche veo a veces la silueta de un hombre que, en una carretera vacía y en un paisaje desierto, camina detrás de un coché fúnebre. Es a ti a quien lleva esa carroza...no quiero asistir a tu incineración; no quiero recibir un frasco con tus cenizas. Oigo la voz de Kathleen Ferrier que canta y me despierto. Espío tu respiración, mi mano te acaricia. A ninguno de los dos nos gustaría tener que sobrevivir a la muerte del otro. A menudo nos hemos dicho que, en el caso de tener una segunda vida, nos gustaría pasarla juntos...Te escribo para comprender lo que he vivido, lo que hemos vivido juntos"

En el año 2007 André Gorz se suicidó junto a su esposa en su casa de Vosnon, en Francia.

Cuando terminé de leer este libro, esta carta, no pude evitar tener sentimientos encontrados: ¿Qué es esto?, ¿Es este amor real?, ¿Existe algo así? o es algo que sólo podía sentir la gente "de antes"...¿Es patológico? o simplemente es lo que es, dos personas que no podían entender la vida sin el otro...nunca he visto este amor, ¿Ustedes?...

Será que en la pelea diaria por encontrar nuestra individualidad se nos ha olvidado o incluso renegamos ser parte de una entidad, de algo más grande que nuestra vida, de un amor así...no lo sé, lo escribo porque de alguna forma quiero analizarlo y posiblemente reciba de parte de ustedes alguna reflexión que me ayude a entenderlo.

¿Existe la posibilidad de encontrar este amor que no se acaba, que se renueva, que se enorguellece, que decide por el amor antes que la vida misma?...si tienen una opinión quisiera en verdad leerla. Muchas gracias.

"If you should die before me ask if you could bring a friend..." - STP

Manejo de riesgos.

Publicadas por Les yeux noirs , jueves, 22 de septiembre de 2011 08:47


"Donde hay más riesgo, hay más provecho"...El título de este post parece el nombre de alguna de esas materias de la universidad de las que no teníamos idea de que se trataban hasta que ya íbamos a mitad del curso.

Sin embargo los riesgos de los que aquí hablo son otros...hablo de los riesgos asociados con tomar una decisión personal, la que sea, estar o no con alguien, cambiarte o no de trabajo, buscar o no una nueva casa, mudarte a otra ciudad o quedarte.

Normalmente tomamos riesgos cuando creemos o tenemos aunque sea la ligera certeza de que recibiremos algo a cambio, a veces aquello que esperamos no se parece a lo que recibimos, a veces es mucho menos, a veces es mucho más.

En mi caso, siempre que tomo una decisión que evidentemente implica correr un riesgo me imagino en un juego de póker, yo tengo mis fichas y debo decidir a qué jugada apostarle la mano más alta, evidentemente no espero perderlo todo...pero para no perder todo ¿Es necesario entonces no apostarlo todo? La duda me detiene porque creo totalmente en entregarse a las decisiones que uno toma, también creo en tratar de tomar la decisión menos pendeja…entonces ¿Hasta qué punto es sano o "menos riesgoso" dejar de apostar fichas? ¿En qué momento es mejor tomar las fichas que a uno le quedan e irse? ¿Es bueno irnos mientras aun tengamos fichas? - "Quédate en la raya" - es un pensamiento, un concepto que siempre me viene a la mente cuando no sé hasta dónde llegar...

Obviamente adoptando esta actitud corremos - de nuevo - el riesgo de quedarnos sin ni una ficha. ¿Vale la pena? ¿Cuánto vale la pena? ¿Qué vale la pena? ¿Por quién vale la pena?...es una incógnita hasta que nuestra apuesta nos muestra la pérdida o la ganancia - obviando aquí la frase de "toda experiencia vivida es ganancia" porque francamente (no lo nieguen) hay experiencias que son una mierda.

Todos aquí nos hemos quedado en calzones en cuanto a estas fichas se refiere. Quiero creer que en algún momento de nuestras vidas le hemos apostado todo a una opción y hemos recibido de vuelta puras patadas de burro. Bueno, sabíamos que había un riesgo...lo que no sabíamos era que perder iba a doler tanto.

Decía Dr. Seuss "No te arrepientas por lo que perdiste, alégrate porque sucedió" ¿Se habrá quedado él sin fichas también?...

Como para mi estar "medio embarazada" no es una opción cuando decido algo asumo el riesgo inherente, posiblemente me habría salvado de varios descalabros si no lo hubiera hecho pero el problema es que no se vivir la vida de otra forma; a "medias tintas" para mí, nunca es suficiente...Cuando le apuesto a algo, el 99.9% de las veces le apuesto todo, cuando he ganado ha sido mucho, cuando he perdido ha sido igual.

¿Es así como debe ser? No sé, lo único que se es que es la única forma en la que sé hacerlo. Dicen que "Conquistar sin riesgo es triunfar sin gloria"...yo le apuesto a esa frase.

La mala educación.

Publicadas por Les yeux noirs , viernes, 9 de septiembre de 2011 13:17


Hace menos de un mes nació el bebé de mi mejor amiga, viajé a mi ciudad de origen exclusivamente para conocer a su hija, perfecta, muy amada y muy esperada. Viendo a mi sobrina hermosa, con su inocencia intacta y lista para afrontar al mundo, con tanta gente dándole la más cálida bienvenida a la vida me sentí honrada de poder estar ahí. Sin embargo, a lo largo que pasaron las semanas, y a raíz de muchas cosas (como los sucesos que describo en mi post anterior) me puse a pensar: ¿Cuándo exactamente es que nos maleducamos?

Un bebé al nacer tiene mucho que recibir y aprender de sus padres y su entorno, y ello sin duda conformará sus cualidades como persona, si embargo hay ciertas características innatas en el bebé que se cumplen en todos ellos, algunas de ellas son los reflejos, la respuesta de sobresalto, las preferencias en el gusto (que más tarde nos dan las expresiones faciales, las mismas que tendremos de adultos), el gusto por la música o los tonos armoniosos. Algo en particular que nos diferencia de otras especies al nacer y durante el resto de nuestra vida es el sistema sensorial que da preponderancia a la información audiovisual: la mayoría de especies animales la dan a la información olfativa o gustativa.

También la sonrisa del bebé es universal, tanto el reflejo primario de sonreír como la sonrisa social que llega con el paso de las semanas.

Los bebés además aman nadar, creo que todos hemos visto videos extraordinarios de bebés en albercas nadando aparentemente sin recibir instrucción alguna (vean este video http://www.youtube.com/watch?v=hA-8Sqctx8o si les interesa)

Bueno…y ¿Qué pasa después? Empezamos a copiar patrones de conducta y otros comportamientos que sinceramente hubiera sido mejor no haberlos ni presenciado.

Nos volvemos prejuiciosos, criticamos, queremos sacar provecho, o nos volvemos inseguros y no creemos que somos suficientes (para lo que sea), perdemos la capacidad de maravillarnos y el amor por la humanidad y su entorno, nos empieza a valer madres, se nos va el tiempo haciendo cosas que nos hacen sentir bien…sin embargo muchas de ellas no tienen propósito ulterior, olvidamos nuestra misión de vida – sea esta cualquiera que sea – y nos quejamos, nos enfermamos por quejarnos, nos enfermamos por odiar y por frustrarnos.

Nos tomamos todo personal, creemos que el mundo gira alrededor nuestro, se nos olvida ayudar – a propósito de esto hace un par de días me caí, aquí en Monterrey, centro de la ciudad, era la hora de entrada en las oficinas y lo más que llegaron a hacer un par de personas fue pasarme por encima para no pisarme - se nos olvida agradecer, se nos olvida pedir ayuda.

Quien sea que nos contamine, porque me queda claro que no venimos así de fábrica, nuestras familias, la sociedad, los medios, el entorno, nuestro contexto…sabe hacerlo muy bien.

Desgraciadamente para todos – o afortunadamente, dependiendo qué tipo de persona seas – necesitamos unos de otros. Aparentemente los demás seres vivos lo saben y actúan acorde, sin embargo nosotros los humanos somos los que estamos fallando.

Creo honestamente que nuestro “chip” inicial no está dañado, creo que todas las mañas pinches las vamos adquiriendo y conforme vamos creciendo y “madurando” las vamos desarrollando a nuestro beneficio. Sin embargo no funciona, no funciona porque usemos el método que usemos nos vamos a dar cuenta que como seres humanos, no obstante los avances tecnológicos y sustentables, estamos sufriendo un estancamiento, si no es que un retroceso.

Nada que sea natural es “sucio”, nada que ayude a otros o a tu entorno es “inútil”, nada que se consiga fácil es para siempre. Trascender no es opción, es designio.

Realmente, sólo los padres dominan el arte de educar mal a los hijos.
Enrique Jardiel Poncela (1901-1952) Escritor español.

Formarse no es nada fácil, pero reformarse lo es menos aún.
Jean Cocteau (1889-1963) Escritor, pintor, coreógrafo.

Suspendí mi educación cuando tuve que ir al colegio.
George Bernard Shaw (1856-1950) Escritor irlandés.

Los motivos del miedo.

Publicadas por Les yeux noirs , lunes, 29 de agosto de 2011 17:40


Ya saben que no me gusta escribir posts con inclinación política, tampoco me gusta hablar de la inseguridad (ya se habla en todos lados, ya para qué), sin embargo siento que no puedo dejar pasar lo que acaba de suceder en la ciudad en la que vivo; Monterrey, México, sin escribir por lo menos lo que yo siento al respecto.

Para los que no lo sepan, tengo once años viviendo en Monterrey, dos años como estudiante y el resto trabajando. Originalmente nací en Guadalajara, Jalisco, sin embargo, desde los tres años de edad con motivo del trabajo de mi padre nos fuimos todos a vivir a Tampico y bueno, yo siempre me he dicho Tampiqueña, orgullosamente jaiba.

Sin embargo con todos estos años viviendo en Monterrey he desarrollado un cariño muy grande por esta ciudad, por su gente, por todo lo que me ha dado.

Hace aproximadamente un año el Huracán Alex nos golpeó de la forma más despiadada. De hecho la ciudad aun no se recupera, las obras continúan en proceso y todos tuvimos que acostumbrarnos a un ritmo de vida distinto. Una ciudad que se distinguía por vialidades hechas para un tráfico fluido, las cuales claramente fueron planeadas con antelación cayó en caos vial al menos los primeros meses, cuando ni siquiera se ofrecieron opciones temporales al daño hecho por las lluvias del huracán.

Después de esto, los actos delictivos se incrementaron de manera desproporcionada, puedo decir que incluso hasta ridícula. De ser uno de los estados preferidos por los estudiantes para trasladarse y vivir una experiencia universitaria fuera de su ciudad de origen ahora vemos que el número de matrículas en las escuelas locales se ha visto fuertemente disminuída, actualmente incluso los jóvenes locales buscan irse a estudiar a otras partes.

Nuevo León era además el segundo receptor más importante de inversión extranjera directa (IED) después del Estado de México, las PYMES regionales eran las principales exportadoras, la creación de empleos siempre arriba del promedio nacional…todo esto se ha visto minado por la rebasada inseguridad en la que Monterrey vive – muchas otras ciudades de México viven igual, inclusive hasta peor, sin embargo yo sólo puedo dar el testimonio de ésta.

Bueno…a pesar de todos los eventos desafortunados que describo, quiero decir algo con toda sinceridad; hasta hace unos días yo no me había sentido ni amenazada ni atemorizada. Soy una mujer de treinta años que vive fuera de su casa y por cuestiones de trabajo tengo que manejar por muchas zonas, principalmente la circunferencia del área metropolitana que es donde los parques industriales se encuentran.

Todo este tiempo he vivido y he desempeñado mi trabajo sin miedo a que algo me suceda, tomando cada vez más precauciones, eso sin duda, a pesar de esto mi vida ha permanecido prácticamente igual.

Este jueves pasado, como todos o la mayoría sabemos, ocurrió un atentado en el Casino Royale ubicado en esta ciudad. En el momento que ocurrió yo estaba en una comida, no escuché el estruendo ni olí el humo, en mi oficina sí oyeron las explosiones…nos enteramos de lo que ocurrió a los pocos minutos, como siempre las redes sociales fueron las primeras en informar, la gente subía y subía información, incluso la primer fotografía que el periódico El Norte publicó fue tomada de Twitter. Pasaba la tarde y nos iban informando, seis muertos, ocho muertos, veinte muertos…

Al día siguiente la noticia era obviamente portada en los periódicos, la cifra eran cincuenta y tres muertos, sin embargo creían que había otras ocho personas dentro, posiblemente serían sesenta y uno.

Así que, después de once años, este fin de semana por primera vez me enfrente a algo distinto: sentí miedo. Sentí miedo porque fue un casino pero pudo haber sido un restaurante, sentí miedo porque supe de una familia - hubo muchas claro está, pero esta era una familia conocida por alguien cercano a mí - que perdió a sus tres hijas en el incendio.

Por primera vez sentí invadida mi forma de vida.

No escribo esto porque quiera apuntar culpables – independientemente de quién crea que deba responder – tampoco lo hago para politizar lo que ocurrió, pienso que ni siquiera lo hago a manera de protesta sin embargo esa pudiera ser la definición más cercana al sentido de este escrito.

Escribo esto porque me duele mi ciudad, me duele que por primera vez en once años me pregunto si debo permanecer aquí, me duele el miedo en los ojos de la gente, me duele el aire de incertidumbre que se respira, me duelen las familias afectadas, no sólo de este evento, no sólo estás familias, sin embargo el miedo y el dolor es mucho más evidente cuando sucede en el patio de tu casa.

Me duele la indiferencia de todos aquéllos a los que les debiera importar. Me duele que exista gente con el alma tan inmunda como para matar de esa forma. Espero que las cosas cambien, espero que nuestro país se recupere, espero que los que creemos en esto no nos doblemos, espero que ustedes esperen lo mismo.

Inflexiones.

Publicadas por Les yeux noirs , miércoles, 17 de agosto de 2011 06:56


Así como hay escritos que prácticamente aparecen aquí por sí mismos, hay otros que simplemente no se dejan. No es falta de ideas, más bien una sobredosis de ellas. Ahora que finalmente escribo lo hago como en otras ocasiones, por necesidad.

Cerré mis ojos y lo primero en lo que pude pensar fueron cuatro conceptos: “cambios”, “ciclos”, “punto de inflexión” y “adaptación”

Investigo:

Cambio – Acción o efecto de cambiar. Ha referencia a DEJAR UNA COSA O SITUACIÓN PARA TOMAR OTRA…”El cambio es el aspecto más importante de nuestra existencia porque es a través de él que llegamos a ser lo que somos en cada momento…”

Luego busqué:

Ciclo – Del latín cyclus, un ciclo es un periodo de tiempo que, una vez finalizado, vuelve a empezar (lo primero que se me viene a la mente es el ciclo de lavado).

Punto de inflexión - Punto de cambio, concretamente en cálculo es el punto de cambio de concavidad a convexidad. En inglés se utiliza la expresión turning point. Cuántas veces en una situación, llegamos a un punto en la vida, en que haciendo algo "de hoy en adelante eso cambiará tu vida". Entonces en relación a esa situación podemos decir que hemos tenido un "punto de inflexión”.

Sigo leyendo y me encuentro con Darwin: “La especie que sobrevive no es la más fuerte, ni la más inteligente, sino aquélla con mayor capacidad de adaptación”.

Cuatro conceptos bien ligados. ¿Por qué pienso en ellos precisamente ahora? Porque pronto, de hecho muy pronto, cambiaré de profesión. Este cambio yo lo busqué y yo lo acepté.

Habiendo dicho eso, es un cambio que me está resultando difícil, más difícil de lo que creí, sin embargo seis años, por muchos o pocos que parezcan, son para mí suficientes para sentir muchas emociones. Emociones que, francamente, había querido dejar a un lado hasta que ayer en medio de un masaje “relajante” me puse a llorar cuando escuché una canción de Enya que sonaba de fondo. Sí, leyeron bien, era un masaje y sí, así es, lloré con Enya.

Otros eventos para tomar en cuenta han sido las “dolencias” físicas que he presentado durante los últimos quince días: migrañas, asco, insomnio (sí, más), alergias y la cereza en el pastel, dolor de riñones. Parecieran los efectos secundarios de algún medicamento infame, sin embargo sé que muchas, si no todas, son claras consecuencias de mi despedida.

Es bien difícil aceptar cuando un ciclo terminó, esta situación al ser identificada normalmente te puede llevar por dos caminos: 1. Hacerte guaje y continuar con tu situación actual, aún sabiendo que ya no debería ser, o sea, forzándola 2. Hacer un cambio. Yo me decidí por la segunda, ciertamente no la más fácil, sin embargo confío en mi juicio, creo que el cambio me traerá cosas buenas.

Leí alguna vez que el ser humano tarda dos semanas en adaptarse a cualquier entorno, circunstancia y/o contexto, ¿Será cierto? Ciertamente yo nunca he medido mi periodo de adaptación a nada.

“La capacidad de adaptación al cambio es proporcional a la madurez emocional del individuo”, suspiro y pienso en muchas cosas…seguramente me adaptaré pronto a mi nueva vida laboral, ciertamente cualquier experiencia te llena de nuevos aprendizajes y esos te los llevas tú, así como las relaciones humanas que desees conservar y que fueron adquiridas durante esa experiencia. Si todo esto es verdad y yo lo entiendo (y ustedes que me leen de seguro también), la ansiedad, el insomnio, el dolor de espalda y demás achaques previamente mencionados ¿Qué hacen aquí?

Seguramente conforme pase el tiempo las cosas se irán acomodando. “Las cosas” tienen la tendencia a hacerlo. En el inter…en el inter les escribo con unas pastillas de melox a mi derecha y un bote de lonol a mi izquierda.

Me deseo a mí misma éxito en este nuevo proyecto, le hago otro hoyito al cinturón y “me los amarro bien” como diría mi padre, me dejo llorar a ratos y me consiento mucho. Me veo en el espejo y me dijo “todo va a estar bien”, seguramente así será.

Noventa.

Publicadas por Les yeux noirs , jueves, 28 de julio de 2011 13:36


Cualquier persona que se jacte de conocerme ha escuchado tu nombre. Así de importante fuiste y siempre serás para mí.

Te dedico este post; el número noventa, irónicamente recordando que en 1990 fue cuando te vi por última vez. No voy a ser cursi – o bueno, puede ser que sólo un poco – pero este escrito ya tenía vida propia así que lo vierto tal y como va fluyendo.

Claro que fuiste importante por ser familia, no sólo familia, hermano de mi madre…así de cercano, sin embargo para mí fuiste algo distinto, fuiste mi primer amigo.

No voy a dedicar renglones y párrafos para enumerar de cuántas formas te extraño y como me gustaría que me conocieras ahora. Creo que te caería bien.

Sin embargo voy a decirte todo lo que se me viene a la mente cuando pienso en tu nombre: Beto.

Nos querías mucho – a mi hermana y a mí – me atrevo a decir que éramos lo que más querías. Contigo aprendí a bailar; tú nos enseñaste, también aprendí lo que era el arte de bailar;tú nos llevaste.

Tú me recuerdas al Instituto Cultural Cabañas, a las exposiciones y tus amigos artistas. Contigo supe lo que era tu versión de “tortura china”, así le decías a las cosquillas que me hacías, picándome las costillas hasta llorar de risa. Contigo conocí a Miró…ese cuadro que pintaste…sólo de pensar en él se me nubla la vista. ¡Cómo he querido pedirlo, robarlo, quedarme con él!...sigo pensando que puedo lograrlo.

Me recuerdas a la moda, los lentes de sol ahumados; mi hermana decía que Cerati le recordaba a ti, en parte eran los lentes…Me gustaba que los dos fuéramos escorpión, aunque a esa edad no sabía lo que decía, me hacía sentir más cercana a ti.

Me recuerdas a la música de los 80’s, a tus discos de vinilo, tus litografías. Me recuerdas a pizza casera y caminatas por el centro de Guadalajara. Me recuerdas a libros y poesía, tu amor por la arquitectura, tener la noción de estar siendo expuesta a un mundo más grande del que yo creía que existía.

Siempre nos comprabas todo lo que queríamos, nos tenías tan malacostumbradas…

Me acuerdo que tú y yo no éramos güeros (como todos los demás en nuestra familia) me gustaba…Yo quería parecerme a ti. Me acuerdo de tu voz melodiosa y tu sentido del humor; nunca te enojaste conmigo, nunca me negaste tu tiempo, mucho menos tus abrazos ni tu risa fácil.

A los que les hablo de ti les digo que siempre te he sentido cerca, como una presencia que me acompaña a domicilio cuando más la necesito, al menos eso quiero creer Beto, así de mucho me haces falta.

Tú definiste en buena parte mi actitud hacia el sexo opuesto, tú me mostraste de belleza y arte cuando mi cerebrito apenas podía comprenderlo. Tú me hacías saltar a tus brazos cada vez que te veía cerca.

A lo mejor ya no estás en ningún lugar cercano a mí, sin embargo mi hermana y yo nos hemos encargado de que sigas presente, también mi madre.

Escribo esto para quien fue uno de los hombres más importantes en mi vida, al hacerlo, no puedo evitar derramar otra lágrima por ti…son raras las cosas que uno recuerda, cualquiera diría que te conocí muy poco tiempo, hoy sé que eso no importa.

Sé que prometí no decirlo pero te extraño muchísimo, sé que duele mucho más cuando el recuerdo del que se va es de juventud, amor a la vida, fortaleza. Sé que la gente que pasa por tu vida deja toda clase de marcas, sé que tú dejaste sin duda, una de las más hermosas.

“La sensación que no hay final…que el tiempo adelantó…”

Para mi Tío Beto.

Manifiesto.

Publicadas por Les yeux noirs , sábado, 16 de julio de 2011 23:31


Existen personas que no tienen noción del tiempo…no es que no nos importe o que no lo entendamos; es que a veces nos parece rápido, a veces lento, dependiendo siempre del velo que se haya plantado en nosotros a causa de las circunstancias. No es que no cumplamos con citas y entregas, es que sabemos que hay cosas que deben esperar precisamente por ser importantes, y cosas que deben apurarse, precisamente por ser superfluas.

Existen personas a las que no les gusta irse, a las que les gusta terminar, a las que les gusta deshilar…no es que seamos obstinados sin causa ni razón; es que no nos gusta quedarnos a medias. Nos gusta saber por qué, aunque a veces ese por qué nos duela. Nos gusta llegar al fondo y ahí tropezarnos con el límite si es necesario. No es torpeza, es avidez, hambre por conocer, es curiosidad en estado puro.

Existen personas que hacen la mitad de las cosas corriendo y la otra mitad gateando…es que nos gusta devorar los momentos, las pasiones, los gustos...nos gusta el hedonismo en fast forward. No es que no degustemos los placeres; es que siempre queremos más. Cuando gateamos; no es que no estemos seguros, es que estamos tan seguros que no queremos equivocarnos. Buscamos dar un paso firme aunque sea en cuatro patas, no es que queramos llegar al último...es que queremos llegar enteros.

Existen personas a las sólo las llama el mar o el desierto…no es que tengamos algo contra el bosque, no es que nos moleste la montaña, sin embargo preferimos sentarnos a contemplar algo que se antoja infinito. No nos gusta ver finales ni que nos tapen la vista, nos gusta estar en primera fila, ahí enfrente, justo en la línea del horizonte.

Existen personas que siempre hacen lo que quieren... no es que nos hagan falta ganas de escuchar un consejo honesto o una frase sabia …lo que pasa es que no tenemos miedo a equivocarnos ni a divertirnos, mucho menos a aprender y cambiar. No es que seamos pretenciosos; es que nos gusta sentir el calor de la llama y pararnos en la orilla del acantilado. Sabemos que – como una buena amiga alguna vez me dijo– los que se sientan al frente de la montaña rusa son los que mejor se la pasan, los que se despeinan, los que se divierten, los que se arriesgan y esos que se arriesgan...los que muchas veces ganan.

Existen personas que creen que la vida no tiene límites, para las que un mundo no es suficiente...no es que tengamos todo en las palmas de nuestras manos, es que la vista se nos pierde en la distancia y si acertadamente Galileo no hubiera dispuesto y propuesto que la tierra era redonda, caminaríamos hasta la orilla de ese mundo previo a él, aun con el riesgo de caernos.

Existen personas así…convencionales para algunos, poco convencionales para otros, muchas veces percibidas como extrañas, para muchos otros equivocadas, para otros tantos temerarias.

No negamos nuestra naturaleza, y las que lo hacen, pronto se topan con ella en el espejo más cercano y certero. Individuos intensos, románticos, apasionados y cínicos, realistas que no dejan de soñar…así tal cual es como existimos.

Bob Marley y un par de citas...

Publicadas por Les yeux noirs , martes, 5 de julio de 2011 17:02


Normalmente no posteo quotes ni cosas que encuentro en internet (al menos en este blog, en tumblr sí) pero este par de citas de Bob Marley en verdad me conmovieron (sí si fumaba mucha mota, aun así hacen sentido) Las citas las dejo así, sin traducir, sin cambiarlas para no modificar su significado ni su sentido en lo más mínimo. Hoy leer esto me hizo sentir bien y agradezco a toda la gente que quiero y que me quiere porque sé que (la primera por lo menos) la comparten conmigo. Gracias.

"Only once in your life, I truly believe, you find someone who can completely turn your world around. You tell them things that you’ve never shared with another soul and they absorb everything you say and actually want to hear more. You share hopes for the future, dreams that will never come true, goals that were never achieved and the many disappointments life has thrown at you.

When something wonderful happens, you can’t wait to tell them about it, knowing they will share in your excitement. They are not embarrassed to cry with you when you are hurting or laugh with you when you make a fool of yourself. Never do they hurt your feelings or make you feel like you are not good enough, but rather they build you up and show you the things about yourself that make you special and even beautiful. There is never any pressure, jealousy or competition but only a quiet calmness when they are around. You can be yourself and not worry about what they will think of you because they love you for who you are. The things that seem insignificant to most people such as a note, song or walk become invaluable treasures kept safe in your heart to cherish forever.

Memories of your childhood come back and are so clear and vivid it’s like being young again. Colours seem brighter and more brilliant. Laughter seems part of daily life where before it was infrequent or didn’t exist at all. A phone call or two during the day helps to get you through a long day’s work and always brings a smile to your face. In their presence, there’s no need for continuous conversation, but you find you’re quite content in just having them nearby. Things that never interested you before become fascinating because you know they are important to this person who is so special to you. You think of this person on every occasion and in everything you do. Simple things bring them to mind like a pale blue sky, gentle wind or even a storm cloud on the horizon.

You open your heart knowing that there’s a chance it may be broken one day and in opening your heart, you experience a love and joy that you never dreamed possible. You find that being vulnerable is the only way to allow your heart to feel true pleasure that’s so real it scares you. You find strength in knowing you have a true friend and possibly a soul mate who will remain loyal to the end. Life seems completely different, exciting and worthwhile. Your only hope and security is in knowing that they are a part of your life."
- Bob Marley.

"You may not be her first, her last, or her only. She loved before she may love again. But if she loves you now, what else matters? She's not perfect - you aren't either, and the two of you may never be perfect together but if she can make you laugh, cause you to think twice, and admit to being human and making mistakes, hold onto her and give her the most you can. She may not be thinking about you every second of the day, but she will give you a part of her that she knows you can break - her heart. So don't hurt her, don't change her, don't analyze and don't expect more than she can give. Smile when she makes you happy, let her know when she makes you mad, and miss her when she's not there."
- Bob Marley.

El músculo más valiente

Publicadas por Les yeux noirs , viernes, 1 de julio de 2011 08:56


Bueno, en los últimos días he estado pensando en la relación entre el amor y el corazón. Me refiero literalmente a nuestro corazón, sí, el órgano principal de nuestro sistema circulatorio, ese órgano musculoso y cónico situado en nuestra cavidad torácica y que funciona como una bomba, impulsando la sangre a todo el cuerpo. “Su tamaño es un poco mayor que el puño de su portador” leo…veo mi puño…no parece tan grande…

Para ponerme en el mood pongo el canal de baladas - posiblemente de los géneros musicales que menos disfruto - sin embargo lo estoy haciendo a manera de “experimento”. Escuchando a Sade…ahora sí, reflexiono. ¿A quién se le ocurrió que nuestro corazón era el responsable de sufrir, de enamorarnos, de emocionarnos, de conmovernos?

Me rompió el corazón.

Lo siento de todo corazón.

Vi esa escena y se me apachurró el corazón.

Te lo digo de corazón.


¡Cuánta responsabilidad para esa parte tan importante pero al mismo tiempo tan indefensa de nuestro cuerpo!...aparentemente no sólo tenemos que cuidarnos de los sustos, el colesterol, los infartos, la carne de puerco… sino que el pobre es además responsable de que lo “entreguemos” nos lo “rompan”, lo damos de aval cuando prometemos algo, juramos por él…creo que tiene más responsabilidades que el propio Jefe de Estado.

Ahora sí me pongo a investigar… ¿Existe alguna razón o fundamento científico para tenerlo chambeando tanto? – o al menos, ¿Para imputarle toooodooo lo que le imputamos?

El gran pensador francés del siglo XVII Blaise Pascal afirmaba que “el corazón tiene razones que la razón no conoce”, y los intentos de “racionalizar” los vínculos entre corazón y sentimientos están aún como en tiempos de Platón y Aristóteles: los científicos no se ponen de acuerdo.

La ciencia cada vez se decanta más por una relación directa entre el estado de ánimo de una persona y las repercusiones en su salud física. Un número importante de dolencias cardíacas tienen su origen en el estrés, la ansiedad y una actitud negativa ante la vida, lo que incide en el funcionamiento del corazón.

Muchas religiones y corrientes filosóficas recomiendan momentos de relajación y recogimiento, bien sea a través de la oración o de la meditación. Estos momentos ayudan a estabilizar la respiración y librar la mente de tensiones, con lo que se disminuye el ritmo cardíaco y con ello mejora la salud del corazón.

Los latidos de ese órgano que hemos querido convertir en morada de nuestros sentimientos son entonces los que sirven de barómetro de los estados de ánimo, de la felicidad y la tristeza, del miedo y la alegría.

Aparentemente desde el principio el hombre siente que siente con el corazón.

Decimos que el corazón nos duele cuando nos lastiman, o que se emociona cuando lo aman. ¿Será entonces que este músculo es en verdad quien actúa como termómetro para medir que tanto amor sentimos?

¿Han sentido que se les oprime el pecho de tristeza? ¿Que el corazón se les va a salir por la boca de felicidad? Yo sí.

Se entristece, se conmueve, siente que se rompe, se recupera, se enamora, se emociona, da una vuelta en el aire y vuelve a hacer todo una vez más...aparentemente no solo es incansable sino que muchas veces patea inconsciente al cerebro, le saca la lengua a la razón, se desentiende de la cordura... pierde la noción del tiempo y hasta los buenos modales.

Hay un profesional de la salud que se jacta en repetirme que tengo la característica intelectualizar lo que siento y mucho de lo que me pasa...yo le contesto que no es cierto, que en asuntos del corazón por más que crea que sé y piense que entiendo...no entiendo nada.

El corazón siempre termina haciendo locuras, se torna dulcemente inconveniente y te lleva por lugares rarísimos. Así es él, así me gusta, así trato de entenderlo y cuando no puedo hacerlo, me vuelvo su cómplice.

"Creo en el amor porque nunca estoy satisfecho, es mi salvaje corazón" Gustavo Cerati - Pulsar.

Pintando rayas.

Publicadas por Les yeux noirs , martes, 21 de junio de 2011 15:36



Este post sobre las relaciones y sus límites se me vino a la mente por muchas cosas. Entre algunas; los fines de semana familiares - en mi caso a veces con mi papá, otros por separado con mi mamá - sumado a pláticas con amigos y conocidos. Googleandolo en internet me aparecieron 6, 850,000 resultados de artículos sobre "Como establecer límites en tus relaciones", al parecer a mucha gente le da comezón en el mismo lugar.

El primer artículo que encontré era de EHow, con una breve introducción sobre cómo deben ser las relaciones sanas - con quien sea - y se basa principalmente en saber marcar límites. Bueno, este breve artículo venía con todo e instrucciones, las enumero:

1. Admite que la relación no está funcionando. La parte más difícil de hacer un cambio es, de hecho, darte cuenta que DEBE haber un cambio. No trates de suavizar o endulzar la situación. Si la relación no te hace feliz, piensa que al cambiarla se logrará lo opuesto.

2. Toma el control. Analiza tus relaciones y date cuenta que funciona y que no. Piensa si la contraparte será receptivo-a los cambios necesarios. Prepárate para cada caso.

3. Ten en claro tus necesidades. Para poder establecer límites en tus relaciones debes saber qué es lo que a TI te hace infeliz y qué es lo que te molesta. Saber qué quieres cambiar es bueno, sin embargo también es importante saber a qué quieres llegar. Debes tener una actitud total de compromiso hacia ese cambio.

4. APRENDE A DECIR QUE NO. No hagas cosas porque te sientes culpable u obligado. No te comprometas de más. Ejercita tu derecho a tomar decisiones cuidar de ti mismo-a.

5. Trata de comunicarte de manera efectiva. Una vez que sepas que es lo que deseas de cada relación necesitas exponer tu caso. Decirle a la otra persona(s) como te sientes. Hazlo de manera firme pero compasiva.

6. Aprende a lidiar con las consecuencias. Cuando se marcan límites dentro de las relaciones debes de prepararte para una posible una reacción antagónica. Mucha gente desprecia el cambio, eso no significa que tú debas de echarte para atrás. Permite que exista un periodo razonable para que la relación se ajuste.

Grado de dificultad (sí, así decía): Alta

Por supuesto que el artículo era gringo. Claramente estas instrucciones se escuchan infalibles, sin embargo debería haber un libro (así como los "For dummies") de: "Cómo establecer límites, versión México".

Poner límites dentro de una relación familiar, de amistad o pareja parece ser de lo más - sino es que lo más - difícil para NUESTRA sociedad...con un paraguas cultural que claramente nos lleva a "Siempre estar ahí por la familia, pase lo que pase", "Aguantar a la o al desgraciado hasta que la muerte los separe (sin descartar el asesinato de uno de los cónyuges por parte del otro)" y bueno, toda la culpa que hay que cargar – la cual es claramente inevitable cuando en México el 90% de la gente es católica, somos la cultura de la Mea Culpa - y así arrastrar como a un yunque, hasta que estires la pata, todo lo anterior.

¿Pero por qué?, entiendo obviamente que hay casos en los que hay que estar ahí, casos donde la familia nos necesita, el trabajo nos exige, los amigos nos claman, nuestra pareja nos lo pide...posiblemente queramos estar, pero posiblemente no...De todas formas lo hacemos. Quiero ser bien clara, yo no estoy abogando por una sociedad donde nos deshagamos de la demás gente como si fueran pañales usados, creo que es importante que la gente que queremos cuente con nosotros, y viceversa. OJO, si no es efecto boomerang, perdón pero a la chingada con la relación.

Entonces habiendo dicho ya que sí, que debemos de cuidar y ver por los nuestros, ahora viene lo difícil... ¿Hasta qué punto? muchos podrán decir que mientras no nos duela estar ahí estaremos, y cuando nos duela, pues bye...

Sin embargo esto no es cierto - pensemos en las veces que hemos tenido que cuidar de un familiar o amigo con un problema emocional, o de salud y que nos duele, y aun así, ahí nos hemos quedado - creo más bien es necesario identificar qué comportamientos o males, o sufrimientos ajenos podemos y debemos (e incluso queremos) soportar y cuáles no...

Les pongo un ejemplo: Hace un par de años tuve un noviazgo que acabó y que para mí fue muy muy difícil, tuve que usar miles de recursos para salir adelante, obviamente lo hice, pasé el bache, viví muchas otras cosas, hoy sigo viviendo mi vida y soy feliz...en eso un buen día la novia del mejor amigo del susodicho me escribe...nosotras NUNCA fuimos amigas, es más, la vi dos veces en mi vida...y me dice que se quiere tomar un café conmigo, que quiere platicar conmigo, es más que tiene algo que contarme.

Mi primera reacción fue hacer como que el correo electrónico (que no sé de dónde madres lo sacó) se había ido al spam...lo logré por un par de días, de repente recibí una llamada a mi oficina, era ella, quería platicar, había cortado con el mejor amigo de mi ex pareja, quería a lo mejor "compartir notas"...respiré varias veces y le contesté que sentía mucho que se sintiera mal, que entendía que por ser ellos mejores amigos posiblemente veía en mí alguien con quien podía platicar, que estar sufriendo así no se lo deseaba a nadie, que tuviera confianza que el tiempo y la gente cercana a ella la iban a ayudar, pero que no podía platicar con ella.

¿Por qué hice eso? simplemente porque no podía lidiar con la situación, no necesitaba platicar de la peor etapa de mi vida con alguien que para mí es una extraña, escucharla a ella, aun con la herida cicatrizada por parte mía, era destapar una lata de gusanos, no era necesario ni justo. Confío en que ella tenía a alguien más con quien hablar y que el hecho de querer hablar conmigo era meramente relacionado a la relación que tenían los dos pelados.

Al final del día hice lo que creí que era mejor para mí. ¿Por qué? porque si yo no me cuido, ¿Quién más me va a cuidar?...porque es muy bueno ayudar a la gente, es bueno que frecuentemente nos salgamos de nuestros mundos para voltear y ser empáticos con otras personas, porque de eso se trata vivir en sociedad. Pero cuando se apagan las luces todos y cada uno de nosotros tenemos que saber que somos responsables de lo que nos pasa, de por qué nos pasa, y también de pedir ayuda a la persona indicada.

Estos conceptos créanme, me tomó años entenderlos, en mi mente no cabía el "a veces hay que dejar que la familia o amigos resuelvan sus cosas", a veces en el trabajo me tragaba todita la bilis con tal de no crear un conflicto...no vale la pena, la paz que te da estar seguro de tus decisiones, mantener tus convicciones y saber hasta cuando sí...y cuando ya no, es lo que lleva a toooodas esas relaciones duraderas precisamente a eso, a que duren…así que después de todo “pintar nuestra raya” no suena tan mal, ¿O sí?.

Grandes desesperados.

Publicadas por Les yeux noirs , martes, 14 de junio de 2011 08:53


*Obras mostradas en la película realizadas por un gran artista contemporáneo llamado Francesco Clemente.

Estaba este fin de semana viendo "Great Expectations" basada en la novela homónima de Charles Dickens - sí, de nuevo - cuando terminé de verla me di cuenta que durante la película en algunos momentos me sentí Finn, en otros Estella y sí, en otros la demente Sra. Dinsmoor.

La película trata básicamente de un niño descendiente de pescadores del Golfo de Florida el cual conoce a los 10 años a quien se convierte en el gran amor de su vida: Estella...ella, educada por su tía, loca de atar por haber sido plantada en el altar 30 años antes, se propone como cruzada de vida hacer que Estella fuera una perra de campeonato, alguien quien trataba a los hombres como si fueran nada - todo esto a pesar de todos los involucrados y sus desgraciadas consecuencias.

La verdad es que no voy a hablar de amor, sí pero no. Mi extraña identificación con todos los personajes de esta película la explico ahora mismo: Finn finalmente (gracias a su exquisita habilidad artística) se vuelve un pintor exitoso, encuentra de cierta forma todo lo que buscaba - al menos profesionalmente - y lo vemos una noche gritando en la ventana de Estella "Lo hice, soy todo lo que querían que fuera, ¿Ya fue suficiente?, ¿Ya soy suficiente?".

De cierta forma así me siento cuando me preguntan: "¿Tienes hijos? - No", "¿Marido? - No”, "Bueno... ¿Novio? - No"...estas frases son seguidas por una mirada de compasión no requerida y el típico e inevitable "Bueno, pronto saldrá, no te preocupes por favor" - ¡Ojalá a mí me preocupara tanto como a ti!, pienso cuando me dice eso mi interlocutor...”Pe-pero, soy todo lo que querían que fuera, ¿No es suficiente?" NO - aparentemente.

"La fiesta es de parejas" - supongo que entonces no voy, no que a mí me importe pero a todos los demás sí. Antes de que los hombres que me están leyendo digan que hago mucho pedo quiero que entiendan un poco lo que es estar de este lado - yo sé que su lado es difícil también, sin embargo la óptica es distinta - normalmente e incluso en las películas la amiga exitosa, que sabe lo que quiere, que hace lo que más le gusta es una puta o peor aun, una desobligada que aparentemente no puede ni cuidar a una planta.

Hace aproximadamente 4 años me fui de vacaciones a un hotel en Puerto Morelos, sí, sola. Era un resort en la playa, spa, buceo incluido, todo sonaba perfecto. Sin embargo desde que llegué al hotel me mandó a llamar el concierge - ¿Tan pronto, pero si no he hecho nada?...Me siento en su oficina y me dice: "Buenas noches Sra. X, hemos hecho una mejora en su reservación, esperamos que usted y el Sr. X la disfruten" - rápida interrupción por parte mía..."No hay Sr. X, al menos que se refiera a mi papá y él no vino" - pobre...se sintió tan mal que me dieron ganas de consolarlo.

Llegué a mi cuarto y había fresas con chocolate, pétalos en la cama, una botella de vino, más fruta, un pato (o cisne, pero parecía pato) en la cama, y DOS copas junto con una leyenda en una tarjeta que decía: "Felicades Sr. y Sra. X" - tomé la botella de vino y me la llevé al balcón a tomármela "de pico". Ese viaje transcurrió entre una serie de interrogatorios y miradas acusadoras empezando con el mentado concierge y terminando con el bartender que me servía doble mientras me miraba con "empatía".

"Serás una madre y esposa maravillosa" - ¡Sí, yo también quiero eso! pero cuando YO quiera. "Es que el divorcio de tus padres...ahora entiendo" - me deja pensando ¿Me volví entonces en Estella? - No, no yo sé amar y quiero hacerlo... ¿Me quedaré como loca bailando "bésame mucho" por la eternidad como la Sra. Dinsmoor? Ay cabrón...espero que no.

Quiero otra carrera, más bien, otra licenciatura, no le llamo carrera porque nadie me viene correteando, al menos eso creo, quiero aprender tantas cosas y no quiero sentir que "Paradiso Perduto" (la mansión de las ricachonas de la película) se convirtió en mi "Se te perduto el paradiso" por no integrarme a lo que para mucha gente, a mi edad, debiera estar haciendo...lo siento pero no, mi madre dice "ay ya quiero nietos, bueno no, cuando tú quieras" ay madre...tiras la piedra y escondes la mano.

Yo también quiero eso y quiero esto, y al menos para mí (lo cual es lo que realmente me importa) aun tengo tiempo. Hasta aquí escribo, tengo 30 años y muchas cosas que hacer.

Escribir por escribir.

Publicadas por Les yeux noirs , martes, 7 de junio de 2011 15:45



Mi intención con este post no es ponerlos a leer en vano, no intento escribir meramente con la intención de ser leída...más bien me obligo a escribir con la mera intención de…obligarme a escribir.

Puedo dar muchas razones por las cuales de repente siento la cabeza seca, así como si alguien hubiera succionado la creatividad con un popote - estrés, ansiedad, falta de sueño, problemitas, problemotas, tonterías - no lo voy a hacer porque en verdad me doy muchísima hueva.

La hueva que me doy precisamente se deriva de que Yo mejor que nadie sé que la mejor manera de aplacar el estrés, mejorar tu animo, mantenerte enfocada y ubicada es haciendo las cosas que te gustan. Ya lo viví, no una ni dos sino varias veces, cuando te sientes "distinto-a a ti" debes de buscar y encontrar todos los recursos necesarios para traerte de vuelta, muchas veces esa tarea no es fácil, muchas veces ya agarraste monte y te fuiste quién sabe a dónde. Dicen que la depresión, o bueno, usemos un término menos violento: la tristeza, no se deriva de ser débil, se deriva de tratar de ser fuerte por demasiado tiempo. No me queda duda que en algunos casos así es.

Hace poco platicaba con mi mejor amiga y le contaba mis problemas - para muchos nuestros problemas nos pueden parecer peores o no tan malos como los de la persona a lado nuestro, sin embargo al final del día no importan los problemas, importa la óptica, el filtro, tú manera de verlos y más aun de afrontarlos - Ella me decía que se sentía mal por no haber hablado de mis problemas antes, yo le contestaba "No había manera de que hubiéramos platicado de esto antes, yo no lo había externado" y es cierto...Leí un dato: la persona promedio dice cuatro mentiras al día, ó mil cuatrocientos sesenta al año, un total de ochenta y siete mil seiscientas para cuando tenemos sesenta años, y la más común es: ESTOY BIEN.

Nunca me ha gustado tenerme lástima ni regodearme en emociones negativas, resulta que el sufrimiento emocional (en el momento exacto en que ocurre) dura doce minutos, todo lo demás es auto-infligido, entonces tenemos a una población mundial de casi siete mil millones de habitantes, a los cuales a muchos les está yendo de la rechingada (a la mayoría) y el resto estamos actuando como si así nos estuviera yendo. Creo que es ridículo.

Creo que para grandes problemas, grandes soluciones, creo en tomar control de las cosas, creo que hay cosas que no puedo controlar y no creo que valga la pena preocuparme por ellas ya que pueden o no suceder sin que yo pueda hacer nada, creo en ser feliz, creo que ser feliz es tarea propia, creo que darle la responsabilidad de nuestra felicidad a alguien más, es simplemente...demasiada responsabilidad, creo en rodearte en la gente que quieres y en las cosas que más disfrutas cuando te sientes mal, creo en que si esas cosas no existen hay que encontrarlas o crearlas, creo en tomar los consejos de la gente que es más sabia (gracias Gabriel) y que te permite ver las cosas desde otro ángulo, creo que la vida se trata de momentos y esos momentos uno los propicia, creo en no perder el tiempo.

Creo en escribir por escribir.

Notas durante el insomnio

Publicadas por Les yeux noirs , viernes, 27 de mayo de 2011 13:35



Les dejo este escrito, está en #DespertarNykte, empieza así:

¿Te acuerdas cuando dormías sin ayuda de nada? – No, no me acuerdo, “Me quiero dormir ya, apenas es lunes, tengo una década con sueño”

¿Qué pasa con la temperatura del cuarto?, ¿Dieciséis grados no son suficientes…serán las hormonas? – No, no creo, no tan pronto ¿O sí? (me quedo pensando si sí o si no por unos minutos). Hay un cuadro grande con una mano, o bueno, la vista dorsal de ella, justo noto que la mano está desproporcionada, si volteara el cuadro de cabeza la mano me estaría enseñando el dedo de en medio, creo que de todas formas lo está haciendo “No puedes dormir, no vas a dormir”...

Para leerlo todo den click en el link (el link es el título del post aquí arriba) :)

Tu luz

Publicadas por Les yeux noirs , martes, 24 de mayo de 2011 09:48




Eres mientras te piense, eres como te pienso y mientras no deje de pensarte para mí no dejas de ser.

Imagino tu vida e invento detalles, ¿Comes bien? ¿Tuviste un buen día en el trabajo?...

Eres especial, pero no eres especial sin meritos, los meritos yo los conozco. Eres especial para mí no porque no seas especial por ti, es que lo olvidaste.

A veces me haces enojar, trato de tenerte paciencia, "No sabe que es especial, ojalá lo supiera"

¿Vives pensando en lo que puedes ser? adivino que no...Adivino tus días ¿Serán felices? y lloro por ti, y por mi ilusión de ti.

Pero no sabes que eres especial ¿Se me olvido decírtelo? No, no se me olvido, nunca se me ha olvidado, aun así no lo sabes, tu mirada triste siempre me lo confirmó, aún cuando he pensado que eres feliz te cubre un halo de tristeza.

¿Y tu luz? tu luz es tenue pero aun brilla, brillaba la última vez que la vi. Me preocupo por tu luz...ojalá nunca se apague.

¿Qué te haría feliz? busco en mi cabeza pero no encuentro ni una pista. Yo al contrario soy simple, una canción, un animalito, una flor, unos zapatos, una fotografía, una sonrisa, estrenar calcetines, sí, escuchaste bien, calcetines.

¿Vale la pena avivar esa luz? Pareciera que preguntaras. Préndela ¿Qué es lo peor que puede pasar? ¿Por qué tienes tanto miedo? - no tengas miedo - lo digo en voz alta y con genuino cariño - ¿Qué es lo peor que puede pasar?...

Imagino tus ojos tristes, me duele, imagino que los beso.

Sin embargo nada ni nadie me va a ayudar a confortarte, yo tan cansada, y tú sin saber que eres especial...Créelo... ¿Qué es lo peor que puede pasar?

Te imagino, te abrazo en mi mente, imagino tus ojos por fin felices y creo en ti, como siempre - nunca he dejado de hacerlo - Veo tu luz, es tenue, pero ahí está, nadie se la ha llevado, pido, como un rezo, como la más devota oración, que nunca renuncies a ella...

Para todos mis seres llenos de luz, que a veces olvidan atizar la llama...

Para los que nos quedamos.

Publicadas por Les yeux noirs , miércoles, 18 de mayo de 2011 14:03



Hay veces que hay temas que trato de evitar pero pareciera que tienen vida por sí mismos, es inevitable…de repente un tema me entra en la cabeza a raíz de un evento o situación, trato de sacarle la vuelta, no puedo, busco inspiración en algo más, no me llega, simplemente el tema pide ser escrito y no porque yo lo escriba bien o mal, simplemente cobra vida y quiere que escriba sobre él.

Eso pasó esta vez, lo que me viene a la cabeza sin parar son los duelos: el duelo(creo que podemos obviar el por qué es difícil hablar o escribir de un tema así). Duelo es una palabra que para muchos puede ser relacionada con muchas cosas, generalmente con la muerte (o incluso para algunos con un grupo de por acá de varios gordos sombrerudos que cantan norteñas) Sin embargo duelo, por definición, es la reacción natural ante la pérdida de una persona, animal, objeto o evento significativo. Se trata de una reacción principalmente emocional y de comportamiento en forma de sufrimiento y aflicción cuando el vínculo afectivo se rompe.

No pienso hacer un post que explique el duelo y sus etapas, no estoy calificada para hacerlo, además muchos de ustedes esas etapas ya las conocen (negación, ira, negociación, tristeza, aceptación)…Es sólo que últimamente han pasado muchas cosas, gente que conozco ha perdido a seres queridos, en mi vida ha habido muchos cambios…y no nos equivoquemos, el periodo de duelo aplica para todo tipo de pérdidas…la separación de pareja, el cambio de trabajo, la terminación de una amistad, y con todo esto, la maldita dificultad del ser humano para poder dejar ir…el apego…la costumbre, o como le quieran llamar a esa sensación de desolación.

Justamente estaba yo leyendo un libro sobre esto cuando empecé a enterarme de varias situaciones dolorosas que amigos y amigas tuvieron que afrontar (duelos por muerte)… a esto le sumo los cambios que inevitablemente traen un duelo por el tiempo vivido en una situación determinada y que no será ya nunca más.

¿Qué podemos hacer?, ¿Por qué es tan difícil aceptar lo que sucede y dejar ir?...incluso en el caso de aquéllos cambios que nosotros decidimos, que sabemos que van enfilados a que nuestra situación mejore, el duelo es inevitable.

Recuerdo la primera vez que cambié de trabajo, llevaba casi tres años trabajando ahí y había sido mi primer chamba después de graduarme…recuerdo cuando le dije a Alejandro (mi ex jefe) que me iba, no podía hablar, las palabras no me salían de lo mucho que lloraba. Yo me iba porque había encontrado un mejor trabajo, era MI decisión salir de ahí…me acuerdo bien que al verme así me dijo: “Oye, te puedes quedar, nosotros de hecho no queremos que te vayas”…

Con el tiempo he aprendido a dejar ir, he perdido familia, amigos (por separación y muerte), parejas, proyectos, mascotas, cosas importantes, cosas no tan importantes, siempre duele, no puede no doler, el dolor por separación es inevitable.

Dicen que el tiempo es amigo, en mi experiencia es cierto, el tiempo te permite (si estás viviendo un duelo sanamente y para entender qué es un duelo sano dejo unos links al final del artículo) ver todo en perspectiva, en el caso de una pareja, entender que hay razones importantes (tan importantes que terminaron la relación por completo) por las cuales ya no estás con ella o él, en el caso de un trabajo, ya sea por voluntad propia o porque no nos quedó de otra, existe la oportunidad de encontrar algo mejor, algo que te guste más, un trabajo donde seas más apreciado, o por lo menos (si tu voluntad se mantiene intacta) la esperanza de encontrar otro rápidamente para poder cubrir tus necesidades…

En el caso de la muerte – suspiro - en el caso de la muerte es bien difícil entender el por qué de las cosas, sin embargo, y por experiencia, el tiempo te ayuda a reconciliar tus sentimientos y a entender que el tiempo que pasaste al lado de esa persona tuvieron ambos el honor de construir una relación (y después de la muerte, ¿qué caso tiene cuestionar esa relación?) y de ser testigos uno de la vida del otro, no cualquiera tiene ese privilegio, el que se va, el honor de ser extrañado y querido, el que se queda, la felicidad de todo aquello que nos brindaron - con el inherente dolor de echarlo (a) de menos.

Dicen que el duelo se puede exteriorizar con llantos, rabia, ataques violentos y un buen número de reacciones, todas ellas normales en esos momentos. Hay que tener en cuenta que los especialistas reconocen que para una buena elaboración y superación del duelo no es aconsejable querer huir de esas sensaciones de dolor, pues no se pueden enfrentar si no se sienten.

Así que bueno, a llorar lo que sea necesario, a sonreír por aquello que recibimos (de esa pareja, de esa persona que ya no está, de ese trabajo que ya no tenemos, de ese amigo que está lejos) y ¡A vivir!...Lo dijo Elbert Hubbard “No nos tomemos la vida tan en serio, al final no saldrás vivo de ella”

Links: http://psicologia.laguia2000.com/la-depresion/los-duelos
http://www.vivirlaperdida.com/cuatropasos.htm
http://www.psicocentro.com/cgi-bin/articulo_s.asp?texto=art57002

Ser humano.

Publicadas por Les yeux noirs , martes, 17 de mayo de 2011 16:12




Comparto las diez reglas para ser humano, me lo encontré por ahí...me gustó, espero que les guste.

1. Te van a dar un cuerpo, puede gustarte, o puedes odiarlo, pero es tuyo y te toca por todo el tiempo que vivas.

2. Vas a recibir lecciones. Estás inscrito en una escuela de tiempo completo que se llama "vida"

3. No existen los errores, sólo las lecciones. Crecer es parte del proceso de prueba, error y experimentación. Los experimentos "fallidos" son parte de la vida de la misma forma que lo son los experimentos que sí funcionaron.

4. Las lecciones serán repetidas hasta que sean aprendidas. Una lección puede ser presentada en varias formas hasta que la aprendas bien. Cuando ya haya sido aprendida, te tocará la siguiente lección.

5. Aprender lecciones no termina. No existe una parte de la vida que no contenga lecciones. Si sigues vivo quiere decir que aún quedan lecciones por aprender.

6. No hay mejor lugar que "aquí". Cuando tu "allá" se convierte en tu "aquí" simplemente verás otro "allá" que de nuevo se verá mejor que "aquí".

7. Las personas que te rodean son tu espejo, no puedes amar o odiar algo de alguien si esa cualidad o defecto no lo ves reflejado en algo que amas o odias sobre ti mismo (a).

8. Lo que hagas de tu vida es cosa tuya. Tú tienes todas las herramientas y recursos que necesitas. Lo que hagas con ellas es tu responsabilidad. La decisión es tuya.

9. Las respuestas las tienes tú. Las respuestas a todas esas "preguntas de vida" están en ti. Todo lo que necesitas es observarte, escucharte y confiar en ti.

10. Posiblemente terminarás olvidando todo lo anterior.

Esa música de fondo: soundtracks

Publicadas por Les yeux noirs , lunes, 16 de mayo de 2011 09:44




Ya que andan por acá los invito a pasar a mi post en Rock in Motion


Dos soundtracks para bajar: Natural Born Killers y A single man....invitados ya están.

http://www.rockinmotion.mx/wp/musica-fondo-soundtracks/

Rimas simples para Doña Alicia

Publicadas por Les yeux noirs , lunes, 9 de mayo de 2011 12:19




Má: como el año pasado
te quise hoy escribir algo
discúlpa estos simples versos
pero el seso no me da pa' largo.

Siempre es día de las madres
al menos para mí, sin duda
aunque por esto de la distancia
no puedas curarme la cruda.

Quiero que sepas que te amo
además quiero te rías
quiero que sepas que tu vida
siempre ira juntita a la mía.

Eres delgadita, guapa, elegante
eres tierna e inteligente
aunque para ciertos temas
seas más necia que un teniente.

Tu inteligencia te avala
por eso siempre esculco tu mente
me has educado, me has amado
por eso no voy con la corriente.

Quisiera poder escribirte
una poesía como las tuyas
sin embargo te escribo estos versos
a ver si de perdis te arrullas.

Todo lo que me has dado
no hay manera de pagarlo
tu no pides nada a cambio
bueno, un nieto, pa' cargarlo.

Mami sé que has sufrido
pero sé que eres más que eso
ya no sufras, eres grande
siempre habrá quien te robe un beso.

De nuestros muchos días memorables
ese día en la playa fue una belleza
tú me contabas tus historias
yo me tomaba tu cerveza.

El día de mañana, 10 de mayo
es otro más que te tengo conmigo
agradezco a la vida, al cielo
haber estado pegada a tu ombligo.

Estos simples versos que escribo
son comúnes, son corrientes
sin embargo yo daría mi vida
por verte siempre sonriente.

Ya merito se me acaban
las palabras pa' rimar
pero el amor que yo por ti siento
no se mide, no tiene par.

Felicidades mamita
sigue siendo una guerrera
que las dos hijas que tuviste
van siguiendo tu carrera.

Espero que te hayan gustado
estas palabras de amor
siempre estaremos juntas
en la alegría, en el dolor.

Ahora si ya se acabó
este escrito, ya es momento
te adoro madre, amiga, doctora
siempre en mi pensamiento.

Mis amores.

Publicadas por Les yeux noirs , lunes, 2 de mayo de 2011 13:24


Nunca me imaginé de niña de qué manera iba a llegar el amor, no el amor de padre y madre, o el amor de hermana, de abuela, ese amor yo lo tenía y lo daba por hecho, los niños muchas veces damos ese amor por hecho.

Pero de repente me desperté en otro cuerpo, ya no siendo tan niña, y viviendo un amor, un amor joven, un amor de primer beso, un amor que me hacía escaparme de la secundaria para pasar el día con ese amor en un parque, un amor de niños, un amor con la inocencia de los que juegan a ser adultos…después de ese amor, conocí más amores.

Conocí el amor protector, el amor que te sigue, el amor que te llena de flores…luego al amor intenso, el amor de extrañar con el alma, el amor que afronta la muerte, el amor que te cambia…

Años después conocí el amor viajero, el amor divertido, el amor que te hace reír y que no se compromete, el amor que sabes que durará un ratito…ese amor que llena tu vida de momentos que siempre vas a recordar, y hoy, ya ni siquiera como un amor, si no como un gran compañero de viaje…

Después me topé con el amor incondicional, el amor que te acompaña en esas noches donde no quieres ni tu propia compañía, el amor que te dice no me voy, aunque no hables, aunque sólo llores, aunque no te reconozcas, no me voy, porque te conozco, te conozco y así te amo…

Sin saberlo a la vuelta de la esquina venía el amor que te rompe, que te ofrece la vida pero al final te quita las ganas de vivirla, el amor por el cual casi salí de mi país, por el cual casi puse kilómetros de distancia entre mi gente y yo, entre mi familia y mis sueños, el amor que te hace querer seguirlo por el mundo y olvidar tus planes, tu vida, ese mismo amor que al final engaña.

Pero después llegó el amor noble, el amor que ilusiona, el amor que recuerda, el amor que sana, el amor que perdona, el amor que te regresa del lugar más gris que existe, ese amor que revive algo dentro de ti, que creías alguien había matado sin piedad.

Estos amores, también me presentaron a otros amores: el amor que te hace correr a su encuentro, el amor que te quita la paz, el amor que te la da, el amor que te estremece, el amor que hace que te duela el alma, el amor que sabes que nunca será posible, el amor que es caída libre, el amor que ayuda, el amor pasivo.

¿Hoy? Hoy espero el amor que se queda, el amor que es cómplice, el amor que es tu espejo, el amor templado pero seguro, el amor que volteará y después de 30 años me dirá, estoy feliz de que nos hayamos escogido…si hoy te conociera, te escogería de nuevo… ¿De mi paz y de mis aventuras? De esas yo ya aprendí, de esas yo sola me encargo.

Desmintiendo mitos 2da parte

Publicadas por Les yeux noirs , viernes, 29 de abril de 2011 13:26



http://www.despertarnykte.com/index.php/columnas/dame-brochant/111-desmintiendo-mitos-parte-ii

Para leer la segunda parte de "Desmintiendo mitos" (la primera parte está aquí) los invito a que vayan a "Despertar Nykte" aquí arriba el link - título alterno "¡¡¡Las mujeres no somos así!!!!"

Suena sencillo...

Publicadas por Les yeux noirs , miércoles, 27 de abril de 2011 18:18


Buscando información di con un artículo que hablaba de “Quitarle lo complicado a la vida, aunque fuera un poco” me llamó la atención y aquí lo comparto, creo que vale la pena…

Saben, cuando nacemos vemos la vida de una forma sencilla. Sabemos lo que necesitamos, y lo que necesitamos pedir y lo hacemos. Nos gusta la gente amable, y no nos gusta la gente cruel. Dormimos cuando tenemos sueño, comemos cuando tenemos hambre, y dejamos de comer cuando nos sentimos satisfechos.

Mientras crecemos, comemos y bebemos para controlarnos en lugar de resolver lo que nos molesta, Trabajamos todo el tiempo para evitar relaciones cercanas en vez de buscar gente en la cual podamos confiar y formar lazos. Guardamos rencores, jugamos con la gente, gastamos más de lo que ganamos, queremos cosas que no necesitamos, y bueno, nos alejamos de nuestras necesidades humanas básicas. En otras palabras, todo lo complicamos.

Aquí encontré 100 maneras de hacerlo un poco más sencillo.

1. No trates de leer la mente de las personas, no asumas nada.

2. Levántate 30 minutos antes para que así no vayas deprisa/recibas una multa/tengas que dar explicaciones/te despidan o peor aún termines en un accidente.

3. Trata de dormir 8 horas al día, así pensarás con mayor claridad.

4. Mantente dentro de tu presupuesto.

5. Empieza a ahorrar y/o invertir, no importa que sea poco – OJO ahorrar no es guardar dinero con el fin de gastarlo después en algo que ya planeamos.

6. Mantén tus finanzas al día.

7. No trates de ser amigo de todo mundo. Cultiva amistades cercanas, con lazos profundos, aunque sea con menos gente.

8. No trates de hacer negocios con todo mundo. Identifica quiénes son tus clientes y/o mercado meta y cuídalos bien.

9. Antes de enojarte, pregúntate a ti mismo (a) si esto importara en 5-10-15-20 años.

10. Concéntrate en ser una buena persona, no en agradar a los demás.

11. Quédate en casa un fin de semana y termina ese trabajo pendiente (doméstico, escolar, de oficina) que tanto te molesta ver sin terminar.

12. Besa y acaricia más.

13. Haz un menú semanal y sólo compra lo necesario en el supermercado.

14. Pregúntale a tus abuelos (o a los de alguien más) la mejor manera de mantener las cosas sencillas, y usa su método por un mes.

15. Llena tu tanque de gasolina cuando este a la mitad (te hará gastar menos y no sufrir sustos).

16. No tomes alcohol cuando estés cansado, triste o enojado, no hará nada bueno por ti.

17. Paga tus cuentas a tiempo (o lo más a tiempo posible, los intereses son una patada en el trasero)

18. Hazte exámenes médicos generales una vez al año.

19. Di “Te amo” a tu pareja e hijos. Estudios muestran que muchos matrimonios duran más y menos niños usan drogas cuando esta frase se usa en el hogar todos los días.

20. POR UN SOLO DÍA, imagina que la mayoría de la gente tiene buenas intenciones, ya que en verdad, así suele ser.

21. Regala la ropa que no has usado en dos años.

22. Tira la ropa que no sirva y que no pueda ser arreglada.

23. Cuando tengas un conflicto con alguien, háblalo, no dejes que se convierta en algo más grande de lo que en realidad es.

24. Reconoce cuáles son tus prioridades en la vida y actúa acorde.

25. Di la verdad.

26. No engañes.

27. No robes.

28. Si te estás aferrando a un rencor que (sabemos) es francamente ridículo, déjalo ir.

29. Mantén tu casa limpia.

30. Da lo mejor de ti en el trabajo y/o escuela.

31. No comas si no tienes hambre.

32. Come si tienes hambre.

33. Se tú mismo (a).

34. Aprende a decir que no SIN disculparte.

35. Cocina comida simple y saludable.

36. No trates de vivir al nivel de alguien que tiene más dinero que tú, no vale la pena.

37. Termina de pagar tu auto antes de comprar uno nuevo.

38. Organiza el escritorio en tu oficina.

39. Mantén tus relojes a tiempo.

40. Organiza toda tu papelería importante.

41. Lleva solo la mitad de la ropa que planeaste llevar en tus vacaciones.

42. Si tienes hijos, revisa su tarea cada día y mantén un diálogo abierto con sus profesores.

43. De Nuevo, si tienes hijos, usa sábanas blancas y toallas blancas en sus baños y cuartos, el cloro hará lo demás.

44. Pasa tu tiempo con gente agradable.

45. Aléjate del drama.

46. No hables por teléfono ni mandes mensajes cuando manejes.

47. Apaga de vez en cuando la televisión/video-juegos/computadoras, consumen mucho tu tiempo.

48. No te envuelvas en conflictos de oficina.

49. Aléjate de los chismes, no hables de la gente a sus espaldas.

50. Lava los platos acabando de cenar.

51. Nunca te vayas a dormir enojado (a)

52. Pide lo que quieres y necesitas amablemente.

53. Camina 10,000 pasos al día, así ayudas a tu corazón.

54. Haz 20 lagartijas antes de hablar en un estado de ira total.

55. Deja el trabajo en el trabajo.

56. No le des tu amistad a alguien que no merezca tu confianza.

57. No envidies.

58. Cambia el aceite de tu carro.

59. Toma vitamina C ANTES de tener gripa.

60. No trabajes más de 8 horas al día.

61. Si tienes un jardín, cuídalo (a tiempo no cuando ya esté todo jodido).

62. Lava tu carro cada semana.

63. Haz limpieza general de tu casa (a tirar lo que no se use, venderlo, regalarlo) por lo menos una vez al año.

64. No necesitas ser mejor amigo (a) de tus colegas, pero construye un compañerismo respetuoso.

65. No tomes alcohol y manejes.

66. No busques razones para estar triste o enojado, busca razones para ser feliz. Siempre serás capaz de encontrar de las 3.

67. Se amable con tus vecinos.

68. Si tienes correos o llamadas perdidas, regrésalas.

69. Dentro de tu agenda, siempre planea tiempo libre.

70. No dejes las cosas para otros momentos, pueden pasar años.

71. Haz lo que dijiste que ibas a hacer cuando dijiste que ibas a hacerlo.

72. Practica ser más flexible cuando puedas serlo.

73. Perdona y olvida, dale carpetazo.

74. Rompe con los hábitos consumistas…aplaza por tres meses comprar cualquier cosa que quieras tener y que no sea una necesidad.

75. Empieza tu dieta en el primero de septiembre en vez del primero de enero, así no vas a tener que preocuparte por perder el peso ganado en época navideña y de posadas.

76. Atiende cualquier problema o preocupación médica que tengas.

77. Pide que te roten las llantas del auto periódicamente.

78. Pide que te chequen los frenos del auto periódicamente.

79. Hazte una prueba con el oftalmólogo (de ojos, obvio).

80. No dejes que tu imaginación te impida hacer cosas reales.

81. No busques la perfección en otros.

82. No busques la perfección en ti mismo (a).

83. No trates de ayudar a aquéllos que se reúsan a ayudarse a sí mismos.

84. Encuentra una alternativa para reducir tu tiempo de traslado al trabajo.

85. Ten un tiempo (planeado y contado) para preocuparte por día y/o semana, y úsalo estrictamente.

86. Toma más agua.

87. Come mejor.

88. No conviertas un problema fácil de solucionar en una montaña (de hecho si sigues las recomendaciones de esta lista puedes evitar eso).

89. Trata de que tu cabello tenga un estilo fácil de usar.

90. Termina lo que sea que empieces.

91. Compra ropa y zapatos que te duren.

92. Crea una rutina diaria (los fines de semana son tuyos).

93. Ten un plan a 1, 5, 10 y 20 años para tus metas financieras (y de vida).

94. Bájale dos rayitas (a todo, así nomás).

95. Come fuera menos de lo acostumbras.

96. Cuando pidas una opinión, da las gracias por la respuesta (aunque no te guste lo que te hayan respondido)…al final del día tú fuiste el o la que pidió la opinión.

97. Deja que tus hijos se conviertan en adultos.

98. Limpia tu cuarto de triques, cochera o similar, dona cualquier cosa que se pueda usar pero que TU no hayas usado en el último año.

99. Estírate, a diario.

100. Si la relación terminó, déjala ir.

Los jubilados.

Publicadas por Les yeux noirs , lunes, 25 de abril de 2011 16:03





Estamos en el 2011, ¡Ya en el 2011!, ¿Lo pueden creer?...recuerdo cuando era una niña; eran los 80's...todo parecía tan moderno y tan posible - Incluso Marty McFly y su De Lorean. Mi casa estaba llena de gadgets, mi papá siempre fue adicto a la tecnología, bueno eso hasta los tiempos actuales en los que se le hizo cansadísimo y fastidiosisimo perseguirla, conseguirla y entenderle.

Recuerdo que escuchábamos LPs de nuestra música favorita, en mi casa sonaba Led Zeppelin, Prince, The Doors, Sex Pistols, Van Halen, entre muchos otros - un día, mi papá llegó a la casa con un aparato de "última generación" un reproductor de discos compactos, no podíamos creer el tamaño y el formato del disco - ¿Y mis casetes? recuerdo claramente el día en que me deshice de ellos, la ceremonia fúnebre duró dos horas.

Hace unos meses estaba en el gimnasio y escuché la conversación de dos chavos, debían tener unos 19 años, uno le decía al otro "No mames goeeeiiii, mi maestra me pidió que llevara a la clase un Long-Play" el otro le contestó: "Híjole...ha de ser una nueva tecnología, ya ni la chinga" suspirando no pude no meterme en la conversación: "Te está pidiendo un disco de esos grandotes de los que de seguro alguno de tus familiares tiene, papás, tíos..." a lo que los dos contestaron "Ahhhhhh...." mientras yo calmaba mis ganas de abofetearlos.

Teníamos por aquéllas épocas también una videograbadora, hoy que pienso en su tamaño, pareciera de las que usan para filmar películas actuales, el armatoste tenías que incluso apoyártelo al hombro…y cuando llegó el teléfono inalámbrico, la maravilla de no tener que correr como animal cada que sonaba el timbre...También recuerdo ya en los 90's la primera vez que en la computadora se desplegó la pantalla del Netscape a la par de mi cara de idiotez mezclada con escepticismo… hoy, la mayoría de estos inventos ya están jubilados.

Mi mamá y yo hemos platicado mucho sobre el tema..."¿Crees que la innovación y los adelantos tecnológicos sigan la misma línea de crecimiento precipitado que hasta ahora han mostrado?" la respuesta de las dos ha sido no...Muchos pueden no estar de acuerdo, de hecho cada día se inventan cosas nuevas, tan cierto es esto que basta ver el catálogo de los aviones donde te venden inventos disparatados (ese mismo catálogo donde conseguí mi bazooka que dispara bombones)

Sin embargo creo que la mayor parte de los avances tecnológicos van a ir dedicados a mejorar lo que ya existe: mejores computadoras, reproductores de música más pequeños (ya sólo falta que sean intramusculares), televisiones con imágenes más nítidas, adelantos médicos, vehículos sustentables, energías alternas (espero) y tecnología de guerra más avanzada (desafortunadamente)

A veces me pongo a pensar que iremos a ver en el 2040 - si es que todavía andamos por acá - es intimidante, preocupante y emocionante a la vez...ojalá el crecimiento tecnológico fuera a la par de nuestro crecimiento como humanos lo cual sería realmente sustentable, ojalá los problemas de salud, educación y pobreza se trataran con la misma dedicación y premura con la que nos hacen cambiar de ipod, ipad, computadoras y similares. Ojalá la conciencia humana cambiara a un mejor lugar tan rápido como lo hace la moda.

Desafortunadamente y como diría una buena amiga "por algo no vienen los marcianos, yo creo que les damos penita" obviamente refiriéndose con esto a todas las catástrofes, violencia y crímenes perpetuados por nosotros contra nosotros y nuestro entorno.

En fin, por mientras seguiremos viviendo a la expectativa, tratando de no rezagarnos y tomando lo mejor de estos tiempos modernos e inclementes...con suerte, el futuro nos encuentre jugando con nuestras bazookas de bombones.

Tus Alas.

Publicadas por Les yeux noirs , viernes, 15 de abril de 2011 07:24

Tiene días que tengo un cuento en la cabeza…ese cuento no es mío. Es un pequeño cuento que leí hace tiempo y deseo transcribir ya que ya no existe. Voy a escribirlo de memoria, con la memoria que me queda de él ya que lo leí hace unos doce años, sin embargo es un cuento que no quiero que se pierda, es fácil que los cuentos lo hagan, y ahora que mí memoria lo trae presente debo hacerlo. Sé que a la autora de este cuento no le molestará que escriba lo que yo recuerdo de él, aunque mis letras no sean tan hermosas como las suyas.

Tus Alas

Naciste dos años antes que yo, que bueno, tú eras hombre y yo soy mujer. Yo sabía que mis padres querían un hijo, fuiste el primogénito. Vivíamos en un pueblo chico, muy chico, tan chico que la mayoría éramos o parientes sanguíneos, o políticos. Pronto te volviste mi mejor amigo…

Mi papá no estaba en casa y mi mamá nos cuidaba, que estricta era ella...lo era más conmigo, a ti te dejaba jugar en la calle, ensuciarte, subirte a los árboles…yo tenía que escaparme para seguirte, “las niñas no deben hacer eso, su lugar está en la casa”, yo siempre supe que mi lugar no estaba ahí.

Jugábamos juntos, corríamos por los perales y las calles del pueblo, tú con permiso, yo regañada. Me metía por la ventana de nuestra casa para que nuestra mamá no se diera cuenta que me había salido...de todas formas siempre me esperaba el trancazo con la cucharota con la que hacía la cajeta. Te encantaba observar las cosas, observar la vida, yo te entendía y te seguía...eras mi mejor amigo.

Pasó el tiempo y me empecé a dar cuenta que no eras normal, eras más grande que yo sin embargo eras más débil…te enfermabas, te caías mucho, los niños en la escuela (tú tenías 7 y yo 5, cómo olvidarlo) te molestaban, te llamaban tonto…” ¡Menso, siempre te andas cayendo, menso, menso, menso!”…yo al contrario era fuerte, siempre fui muy fuerte (hasta hoy esa fuerza me mantiene viva) y te defendía, ¿Cómo no te iba a defender? Eras mi mejor amigo…

Después pasó lo impensable…dejaste de caminar, yo sabía que estabas enfermo, pero no sabía qué tenías (creo que nadie sabía)…vivíamos en una casa pequeña, mi madre dedicó todo su tiempo a cuidarte, las labores del hogar pasaron a mis pequeñas manos. Tu cuerpo se empezó a degenerar lentamente, sin embargo tú no te quejabas, eras como un ángel postrado, lo único que querías de vuelta eran tus piernas, querías correr conmigo, querías jugar conmigo, querías ir a la escuela conmigo, entiendo que lo quisieras hacer...eras mi mejor amigo.

Siempre fuiste muy inteligente, devorabas lo que te conseguía para leer, un día te dimos un radio para que no te aburrieras, posiblemente la música te podría tranquilizar...tú lo desarmaste completito, viste de qué estaba hecho, lo volviste a armar a la perfección...."Hubiera sido un gran Ingeniero" las tías decían.

Un día ya no despertaste, poco antes de mis quince años, muy poco antes. Yo esperaba mi quinceañera con ilusión, en el pueblo se decía que era un evento muy importante en la vida de una mujer...sin embargo yo pasé mis quince años llorándote y vestida de negro... ¿Tú?, tú te fuiste en paz y sin quejarte, como el hombre chiquito que siempre fuiste, te fuiste con la levedad de un ángel, creo que de cierta forma siempre fuiste etéreo.

La gente del pueblo llegaba a darnos el pésame, recuerdo que me abrazaban y me decían que todo iba a estar bien, recuerdo que nos traían comida, nos apoyaban como podían...sin embargo yo no podía pensar más que en una cosa...¿Cómo podía haberle hecho para cambiarte mis piernas por tus alas?

Escrito por Alicia mi madre, dedicado a mi tío Manuel, a quien nunca conocí.

A periodicazos.

Publicadas por Les yeux noirs , lunes, 11 de abril de 2011 12:17


El último post de una amiga, @AleeLedezma, me puso a pensar (ahorita hace unos minutitos)…hablaba sobre vivir tu vida haciendo lo que realmente quieres, sobre como soñó con Alecita (ella, de pequeña) reclamándole por cosas que no había hecho y que siempre había soñado…las preguntas temidas “¿Soy feliz?”, “¿Hice de mi vida lo que quería, lo que soñaba cuando era niño (a)?”

¿Han escuchado la frase? “¿Quieres hacer reír a Dios?...cuéntale tus planes”…mmm ok, entiendo, cosas pasan, cosas sobre las que uno no tiene control y posiblemente la vida te cambia en segundos y terminas viviendo (literalmente) en un país extranjero haciendo cosas que nunca pensaste o criando hijos a una edad a la que no te imaginabas o sola a una edad a la que no pensabas - no, no es por *Forever Alone* -

Pero, ¿Quién chingados te dice que está bien lo que está bien?...gente frustrada porque está sola cuando no se da cuenta que la respuesta siempre la encuentras en ti ¿Estás lleno (a) de emociones negativas? VACÍALAS (la taza no puede usarse si no está vacía ¿no?)…¿No hay nada que puedas ofrecerte a ti mismo? LLÉNATE (la jarra no comparte si no tiene de sobra, ¿no?)...hay veces que parece que sólo aprendemos a “periodicazos” -> madrazos con el periódico enrollado.

Justamente este fin de semana me reuní con el Director de carrera de la nueva carrera que voy a estudiar…sé que será una chinga, sé que durante el tiempo que lo haga (estudiar y trabajar) va a ser una verdadera joda…sé que es la mejor decisión que he tomado, sé que es el primer paso para ser quien quiero ser (profesionalmente) por el resto de mi vida.

Nunca es demasiado tarde, o demasiado temprano, para ser quien quieres ser.

¿No tienes pareja?, vas a tener, ni modo que NUNCA encuentres a nadie…ocúpate de ti, eso llegará sólo – si eres un o una infeliz ¿quién va a querer estar contigo? O si lo quieres ver de otra forma… ¿Con quién vas a querer estar?, ¿Qué bien te vas a hacer a ti, o qué cosas buenas le podrás ofrecer esa otra persona?

¿Tu trabajo no te gusta?, busca otro, pero busca bien, busca en el lugar indicado y con ganas de encontrar algo distinto, vas a pasar por aquí una sola vez… ¿No vale la pena que sea memorable?

Hay una, dos o tres cosas que siempre quisiste aprender… ¿Qué te detiene? Me puedes contestar mil cosas: tiempo, dinero, obligaciones, responsabilidades… ¡No te justifiques carajo! …siempre hay algo interesante que ver, cosas nuevas que aprender, actividades que realizar - mientras no salgas con mamadas como “querer aprender a volar tu propio jet” si tienes la lana bien por ti, si no, neta aterriza tu jet imaginario – haz lo mejor que puedas con lo que tienes.

Tu vida se define por las oportunidades que se te presentaron, sobre todo aquéllas que no aprovechaste.

Siempre quise ir a…siempre quise ayudar a…tiene tanto tiempo que no veo a…complétenlo con lo que quieran, vive, arriésgate, sueña y vuelve realidad tu sueño, piérdete y vuélvete a encontrar, llora y cae, levántate y anda (ándale así como Lázaro), grita, manda el estrés al carajo…

¿Qué no te gusta de ti? Cámbialo, reinvéntate…cuestiona tus prioridades, replantea tus planes, asegura tus valores (materiales y no materiales).

Nadie está a cargo de tu felicidad sólo tú, nadie más que tú (recordé la pinche cancioncita esa de “me gustas tú”)

Antes que digan “pinche Miguel Ángel Cornejo de las Huastecas y versión femenina” créanme…con mis humildes treinta añitos y (espero) mil cosas por vivir y conocer, de ESTO estoy segura:

Sólo viviré una vez, por tanto, cuanto bien haga y cuanta bondad pueda mostrar al mundo, he de hacerlo ahora. No debo aplazarlo ni olvidarlo, pues no volveré a pasar por aquí.

Amate lo suficiente para hacer lo que siempre quisiste, ama la vida lo suficiente como para respetarla hasta la médula, haz las cosas bien (me repito mil veces en mi cabeza) haz las cosas bien (repítanlo mil veces en su cabeza)...

www.damebrochant.blogspot.com