Noventa.

Publicadas por Les yeux noirs , jueves, 28 de julio de 2011 13:36


Cualquier persona que se jacte de conocerme ha escuchado tu nombre. Así de importante fuiste y siempre serás para mí.

Te dedico este post; el número noventa, irónicamente recordando que en 1990 fue cuando te vi por última vez. No voy a ser cursi – o bueno, puede ser que sólo un poco – pero este escrito ya tenía vida propia así que lo vierto tal y como va fluyendo.

Claro que fuiste importante por ser familia, no sólo familia, hermano de mi madre…así de cercano, sin embargo para mí fuiste algo distinto, fuiste mi primer amigo.

No voy a dedicar renglones y párrafos para enumerar de cuántas formas te extraño y como me gustaría que me conocieras ahora. Creo que te caería bien.

Sin embargo voy a decirte todo lo que se me viene a la mente cuando pienso en tu nombre: Beto.

Nos querías mucho – a mi hermana y a mí – me atrevo a decir que éramos lo que más querías. Contigo aprendí a bailar; tú nos enseñaste, también aprendí lo que era el arte de bailar;tú nos llevaste.

Tú me recuerdas al Instituto Cultural Cabañas, a las exposiciones y tus amigos artistas. Contigo supe lo que era tu versión de “tortura china”, así le decías a las cosquillas que me hacías, picándome las costillas hasta llorar de risa. Contigo conocí a Miró…ese cuadro que pintaste…sólo de pensar en él se me nubla la vista. ¡Cómo he querido pedirlo, robarlo, quedarme con él!...sigo pensando que puedo lograrlo.

Me recuerdas a la moda, los lentes de sol ahumados; mi hermana decía que Cerati le recordaba a ti, en parte eran los lentes…Me gustaba que los dos fuéramos escorpión, aunque a esa edad no sabía lo que decía, me hacía sentir más cercana a ti.

Me recuerdas a la música de los 80’s, a tus discos de vinilo, tus litografías. Me recuerdas a pizza casera y caminatas por el centro de Guadalajara. Me recuerdas a libros y poesía, tu amor por la arquitectura, tener la noción de estar siendo expuesta a un mundo más grande del que yo creía que existía.

Siempre nos comprabas todo lo que queríamos, nos tenías tan malacostumbradas…

Me acuerdo que tú y yo no éramos güeros (como todos los demás en nuestra familia) me gustaba…Yo quería parecerme a ti. Me acuerdo de tu voz melodiosa y tu sentido del humor; nunca te enojaste conmigo, nunca me negaste tu tiempo, mucho menos tus abrazos ni tu risa fácil.

A los que les hablo de ti les digo que siempre te he sentido cerca, como una presencia que me acompaña a domicilio cuando más la necesito, al menos eso quiero creer Beto, así de mucho me haces falta.

Tú definiste en buena parte mi actitud hacia el sexo opuesto, tú me mostraste de belleza y arte cuando mi cerebrito apenas podía comprenderlo. Tú me hacías saltar a tus brazos cada vez que te veía cerca.

A lo mejor ya no estás en ningún lugar cercano a mí, sin embargo mi hermana y yo nos hemos encargado de que sigas presente, también mi madre.

Escribo esto para quien fue uno de los hombres más importantes en mi vida, al hacerlo, no puedo evitar derramar otra lágrima por ti…son raras las cosas que uno recuerda, cualquiera diría que te conocí muy poco tiempo, hoy sé que eso no importa.

Sé que prometí no decirlo pero te extraño muchísimo, sé que duele mucho más cuando el recuerdo del que se va es de juventud, amor a la vida, fortaleza. Sé que la gente que pasa por tu vida deja toda clase de marcas, sé que tú dejaste sin duda, una de las más hermosas.

“La sensación que no hay final…que el tiempo adelantó…”

Para mi Tío Beto.

13 Response to "Noventa."

Ana Medrano Says:

Sencillamente hermoso! Tus sentimientos a flor de piel, de seguro, compartidos por todos los que pasemos a leer tu escrito. Tienes un ángel velando por tí. Te mando un abrazo fuerte!

Anónimo Says:

incroyable!!!! Siento lo mismo, te extraño y te amo Tío BETO!!!

Elise Says:

Comaye, logras transmitir tanto con tus palabras, amo leerte!!

Hojaldra Says:

Yo también tengo un Tío Beto al que amo con todo mi corazón, que me ha enseñado de la vida,moda,música y del amor. He tenido la fortuna de viajar con él, crecer con él y de decirle lo mucho que lo amo..pero siempre te queda ese sentimiento de no ser suficiente. Gracias por compartirlo, yo ahora mismo le voy a escribir para decirle en fuerte: TIO BETO TÚ ROCKEAS MI CORAZÓN.
Te quiero Brauna

lrofocale Says:

yo siempre pense en mis tios como invencibles.

Sr Pollo Says:

Me conmovio demasiado... hasta una lagrima saqui tambien... conozco esa sensacion de perder a alguien muy querido... un abrazo Damecita...

Les Yeux Noirs Says:

Gracias a todos por leerme, y que lindo que varios de ustedes tengan también o hayan tenido también a alguien tan querido. Hermana un beso.

Artasanchez Says:

Leyendo tu post me haces pensar en cuánto desee de chico tener a alguien que despertara ese tipo de sentimientos en mi... los adultos que me rodearon siempre fueron adustos y anticuados... de vez en cuando mi padrino nos consentía mucho, sobre todo con regalos, pero pocas veces me dedicó tanto tiempo como para enseñarme el mundo, el arte, la naturaleza... de hecho me acuerdo que con muy buena intención, quería mandarme a una "Escuela Militar en Estados Unidos", con ganas de que yo me independizara y me librara seguramente del yugo familiar... eran buenas sus intenciones, y le doy gracias al cielo porque eso nunca sucedió. Fue de la mano de amigos, y de mi vocación a la contemplación, que fui aprendiendo todo ese mundo tan rico que tu tío te compartió, y comprendí (y comprendo) la importancia de el empowering, de la dirección de alguien con experiencia, y sobre todo, estoy seguro, con pasión, la que seguramente tenía tu tío, pasión y fuerza, y mucho amor como para compartir con ustedes. Que bonitos son ese tipo de recuerdos, y como se viven con una nitidez impresionante cuando te han forjado... Tu tío ya no nadamás vive en tu corazón, sino en la red, y en nuestros recuerdos, de alguna manera... hoy ya es parte de un todo; como dices, (y me encantó) : como una presencia que me acompaña a domicilio.

Les Yeux Noirs Says:

Amigo, muchas gracias por tu comentario,me gustó mucho...tuve la fortuna de tenerlo aunque fuera por poco tiempo, con este escrito busco su trascendencía más allá de mí, aunque sea así, en chiquito, con los que me hacen el honor de leerme. Te mando un abrazo grande, tqm!

Incitatüs Says:

Hoy curiosamente, tuvimos una reunión familiar en casa. Tíos, primos, alguno que otro sobrino también. Todos, del lado paterno. Era irónico, sólo mi padre faltaba. Conmemoramos tres años de su partida ésta tarde.
Ellos son parte fundamental en esa parte tan importante de nuestros días de juventud inmaculada, de la parte más bella y tal vez la más importnte de nuestra vida. Yo estoy agradecido con ellos, que vienen a casa de mi padre aún cuando ya no está él.
Yo también tengo sobrinos.
Ahora me toca a mí ser esa parte en la vida de esas personas que hoy son niños.
Yo también soy un tío Beto. Albert, como ellos me dicen.
Un saludo y un abrazo muy fuerte.

el gallito Says:

que alegria tener la fortuna de estar junto a esas personas, sus marcas nos hacen, sentir orgullo por uno mismo solo es el reflejo de lo orgullosos que estamos de ellos.

S U P E R M A N Says:

Que hermoso consen :'( me recordó a una personita especial que se me adelanto, tampoco pase tanto tiempo con ella porque se fue a muy corta edad, pero tienes razon en que el corto tiempo no hace que no sean tan especiales las personas, esa personita alla donde esta me ha salvado la vida un par de veces... hay consen :'( afortunados los que conocemos el amor en mas de una forma!!! TQM un abrazo enorme y gracias por regalar estos textos que llegan hasta el corazón!!!

Anónimo Says:

bueeno sis... si apenas había logrado dejar de llorar por haber "abandonado" a mi hija por primera vez! hermoso post como siempre con todo tu corazonsote enorme. te quiero y te extraño muucho!

pd. eso me manda por no agarrar la caja de kleenex antes de abrir tu blog... ya debería de estar preparada pero bueeno jiji

Publicar un comentario

www.damebrochant.blogspot.com