Pintando rayas.

Publicadas por Les yeux noirs , martes, 21 de junio de 2011 15:36



Este post sobre las relaciones y sus límites se me vino a la mente por muchas cosas. Entre algunas; los fines de semana familiares - en mi caso a veces con mi papá, otros por separado con mi mamá - sumado a pláticas con amigos y conocidos. Googleandolo en internet me aparecieron 6, 850,000 resultados de artículos sobre "Como establecer límites en tus relaciones", al parecer a mucha gente le da comezón en el mismo lugar.

El primer artículo que encontré era de EHow, con una breve introducción sobre cómo deben ser las relaciones sanas - con quien sea - y se basa principalmente en saber marcar límites. Bueno, este breve artículo venía con todo e instrucciones, las enumero:

1. Admite que la relación no está funcionando. La parte más difícil de hacer un cambio es, de hecho, darte cuenta que DEBE haber un cambio. No trates de suavizar o endulzar la situación. Si la relación no te hace feliz, piensa que al cambiarla se logrará lo opuesto.

2. Toma el control. Analiza tus relaciones y date cuenta que funciona y que no. Piensa si la contraparte será receptivo-a los cambios necesarios. Prepárate para cada caso.

3. Ten en claro tus necesidades. Para poder establecer límites en tus relaciones debes saber qué es lo que a TI te hace infeliz y qué es lo que te molesta. Saber qué quieres cambiar es bueno, sin embargo también es importante saber a qué quieres llegar. Debes tener una actitud total de compromiso hacia ese cambio.

4. APRENDE A DECIR QUE NO. No hagas cosas porque te sientes culpable u obligado. No te comprometas de más. Ejercita tu derecho a tomar decisiones cuidar de ti mismo-a.

5. Trata de comunicarte de manera efectiva. Una vez que sepas que es lo que deseas de cada relación necesitas exponer tu caso. Decirle a la otra persona(s) como te sientes. Hazlo de manera firme pero compasiva.

6. Aprende a lidiar con las consecuencias. Cuando se marcan límites dentro de las relaciones debes de prepararte para una posible una reacción antagónica. Mucha gente desprecia el cambio, eso no significa que tú debas de echarte para atrás. Permite que exista un periodo razonable para que la relación se ajuste.

Grado de dificultad (sí, así decía): Alta

Por supuesto que el artículo era gringo. Claramente estas instrucciones se escuchan infalibles, sin embargo debería haber un libro (así como los "For dummies") de: "Cómo establecer límites, versión México".

Poner límites dentro de una relación familiar, de amistad o pareja parece ser de lo más - sino es que lo más - difícil para NUESTRA sociedad...con un paraguas cultural que claramente nos lleva a "Siempre estar ahí por la familia, pase lo que pase", "Aguantar a la o al desgraciado hasta que la muerte los separe (sin descartar el asesinato de uno de los cónyuges por parte del otro)" y bueno, toda la culpa que hay que cargar – la cual es claramente inevitable cuando en México el 90% de la gente es católica, somos la cultura de la Mea Culpa - y así arrastrar como a un yunque, hasta que estires la pata, todo lo anterior.

¿Pero por qué?, entiendo obviamente que hay casos en los que hay que estar ahí, casos donde la familia nos necesita, el trabajo nos exige, los amigos nos claman, nuestra pareja nos lo pide...posiblemente queramos estar, pero posiblemente no...De todas formas lo hacemos. Quiero ser bien clara, yo no estoy abogando por una sociedad donde nos deshagamos de la demás gente como si fueran pañales usados, creo que es importante que la gente que queremos cuente con nosotros, y viceversa. OJO, si no es efecto boomerang, perdón pero a la chingada con la relación.

Entonces habiendo dicho ya que sí, que debemos de cuidar y ver por los nuestros, ahora viene lo difícil... ¿Hasta qué punto? muchos podrán decir que mientras no nos duela estar ahí estaremos, y cuando nos duela, pues bye...

Sin embargo esto no es cierto - pensemos en las veces que hemos tenido que cuidar de un familiar o amigo con un problema emocional, o de salud y que nos duele, y aun así, ahí nos hemos quedado - creo más bien es necesario identificar qué comportamientos o males, o sufrimientos ajenos podemos y debemos (e incluso queremos) soportar y cuáles no...

Les pongo un ejemplo: Hace un par de años tuve un noviazgo que acabó y que para mí fue muy muy difícil, tuve que usar miles de recursos para salir adelante, obviamente lo hice, pasé el bache, viví muchas otras cosas, hoy sigo viviendo mi vida y soy feliz...en eso un buen día la novia del mejor amigo del susodicho me escribe...nosotras NUNCA fuimos amigas, es más, la vi dos veces en mi vida...y me dice que se quiere tomar un café conmigo, que quiere platicar conmigo, es más que tiene algo que contarme.

Mi primera reacción fue hacer como que el correo electrónico (que no sé de dónde madres lo sacó) se había ido al spam...lo logré por un par de días, de repente recibí una llamada a mi oficina, era ella, quería platicar, había cortado con el mejor amigo de mi ex pareja, quería a lo mejor "compartir notas"...respiré varias veces y le contesté que sentía mucho que se sintiera mal, que entendía que por ser ellos mejores amigos posiblemente veía en mí alguien con quien podía platicar, que estar sufriendo así no se lo deseaba a nadie, que tuviera confianza que el tiempo y la gente cercana a ella la iban a ayudar, pero que no podía platicar con ella.

¿Por qué hice eso? simplemente porque no podía lidiar con la situación, no necesitaba platicar de la peor etapa de mi vida con alguien que para mí es una extraña, escucharla a ella, aun con la herida cicatrizada por parte mía, era destapar una lata de gusanos, no era necesario ni justo. Confío en que ella tenía a alguien más con quien hablar y que el hecho de querer hablar conmigo era meramente relacionado a la relación que tenían los dos pelados.

Al final del día hice lo que creí que era mejor para mí. ¿Por qué? porque si yo no me cuido, ¿Quién más me va a cuidar?...porque es muy bueno ayudar a la gente, es bueno que frecuentemente nos salgamos de nuestros mundos para voltear y ser empáticos con otras personas, porque de eso se trata vivir en sociedad. Pero cuando se apagan las luces todos y cada uno de nosotros tenemos que saber que somos responsables de lo que nos pasa, de por qué nos pasa, y también de pedir ayuda a la persona indicada.

Estos conceptos créanme, me tomó años entenderlos, en mi mente no cabía el "a veces hay que dejar que la familia o amigos resuelvan sus cosas", a veces en el trabajo me tragaba todita la bilis con tal de no crear un conflicto...no vale la pena, la paz que te da estar seguro de tus decisiones, mantener tus convicciones y saber hasta cuando sí...y cuando ya no, es lo que lleva a toooodas esas relaciones duraderas precisamente a eso, a que duren…así que después de todo “pintar nuestra raya” no suena tan mal, ¿O sí?.

Grandes desesperados.

Publicadas por Les yeux noirs , martes, 14 de junio de 2011 08:53


*Obras mostradas en la película realizadas por un gran artista contemporáneo llamado Francesco Clemente.

Estaba este fin de semana viendo "Great Expectations" basada en la novela homónima de Charles Dickens - sí, de nuevo - cuando terminé de verla me di cuenta que durante la película en algunos momentos me sentí Finn, en otros Estella y sí, en otros la demente Sra. Dinsmoor.

La película trata básicamente de un niño descendiente de pescadores del Golfo de Florida el cual conoce a los 10 años a quien se convierte en el gran amor de su vida: Estella...ella, educada por su tía, loca de atar por haber sido plantada en el altar 30 años antes, se propone como cruzada de vida hacer que Estella fuera una perra de campeonato, alguien quien trataba a los hombres como si fueran nada - todo esto a pesar de todos los involucrados y sus desgraciadas consecuencias.

La verdad es que no voy a hablar de amor, sí pero no. Mi extraña identificación con todos los personajes de esta película la explico ahora mismo: Finn finalmente (gracias a su exquisita habilidad artística) se vuelve un pintor exitoso, encuentra de cierta forma todo lo que buscaba - al menos profesionalmente - y lo vemos una noche gritando en la ventana de Estella "Lo hice, soy todo lo que querían que fuera, ¿Ya fue suficiente?, ¿Ya soy suficiente?".

De cierta forma así me siento cuando me preguntan: "¿Tienes hijos? - No", "¿Marido? - No”, "Bueno... ¿Novio? - No"...estas frases son seguidas por una mirada de compasión no requerida y el típico e inevitable "Bueno, pronto saldrá, no te preocupes por favor" - ¡Ojalá a mí me preocupara tanto como a ti!, pienso cuando me dice eso mi interlocutor...”Pe-pero, soy todo lo que querían que fuera, ¿No es suficiente?" NO - aparentemente.

"La fiesta es de parejas" - supongo que entonces no voy, no que a mí me importe pero a todos los demás sí. Antes de que los hombres que me están leyendo digan que hago mucho pedo quiero que entiendan un poco lo que es estar de este lado - yo sé que su lado es difícil también, sin embargo la óptica es distinta - normalmente e incluso en las películas la amiga exitosa, que sabe lo que quiere, que hace lo que más le gusta es una puta o peor aun, una desobligada que aparentemente no puede ni cuidar a una planta.

Hace aproximadamente 4 años me fui de vacaciones a un hotel en Puerto Morelos, sí, sola. Era un resort en la playa, spa, buceo incluido, todo sonaba perfecto. Sin embargo desde que llegué al hotel me mandó a llamar el concierge - ¿Tan pronto, pero si no he hecho nada?...Me siento en su oficina y me dice: "Buenas noches Sra. X, hemos hecho una mejora en su reservación, esperamos que usted y el Sr. X la disfruten" - rápida interrupción por parte mía..."No hay Sr. X, al menos que se refiera a mi papá y él no vino" - pobre...se sintió tan mal que me dieron ganas de consolarlo.

Llegué a mi cuarto y había fresas con chocolate, pétalos en la cama, una botella de vino, más fruta, un pato (o cisne, pero parecía pato) en la cama, y DOS copas junto con una leyenda en una tarjeta que decía: "Felicades Sr. y Sra. X" - tomé la botella de vino y me la llevé al balcón a tomármela "de pico". Ese viaje transcurrió entre una serie de interrogatorios y miradas acusadoras empezando con el mentado concierge y terminando con el bartender que me servía doble mientras me miraba con "empatía".

"Serás una madre y esposa maravillosa" - ¡Sí, yo también quiero eso! pero cuando YO quiera. "Es que el divorcio de tus padres...ahora entiendo" - me deja pensando ¿Me volví entonces en Estella? - No, no yo sé amar y quiero hacerlo... ¿Me quedaré como loca bailando "bésame mucho" por la eternidad como la Sra. Dinsmoor? Ay cabrón...espero que no.

Quiero otra carrera, más bien, otra licenciatura, no le llamo carrera porque nadie me viene correteando, al menos eso creo, quiero aprender tantas cosas y no quiero sentir que "Paradiso Perduto" (la mansión de las ricachonas de la película) se convirtió en mi "Se te perduto el paradiso" por no integrarme a lo que para mucha gente, a mi edad, debiera estar haciendo...lo siento pero no, mi madre dice "ay ya quiero nietos, bueno no, cuando tú quieras" ay madre...tiras la piedra y escondes la mano.

Yo también quiero eso y quiero esto, y al menos para mí (lo cual es lo que realmente me importa) aun tengo tiempo. Hasta aquí escribo, tengo 30 años y muchas cosas que hacer.

Escribir por escribir.

Publicadas por Les yeux noirs , martes, 7 de junio de 2011 15:45



Mi intención con este post no es ponerlos a leer en vano, no intento escribir meramente con la intención de ser leída...más bien me obligo a escribir con la mera intención de…obligarme a escribir.

Puedo dar muchas razones por las cuales de repente siento la cabeza seca, así como si alguien hubiera succionado la creatividad con un popote - estrés, ansiedad, falta de sueño, problemitas, problemotas, tonterías - no lo voy a hacer porque en verdad me doy muchísima hueva.

La hueva que me doy precisamente se deriva de que Yo mejor que nadie sé que la mejor manera de aplacar el estrés, mejorar tu animo, mantenerte enfocada y ubicada es haciendo las cosas que te gustan. Ya lo viví, no una ni dos sino varias veces, cuando te sientes "distinto-a a ti" debes de buscar y encontrar todos los recursos necesarios para traerte de vuelta, muchas veces esa tarea no es fácil, muchas veces ya agarraste monte y te fuiste quién sabe a dónde. Dicen que la depresión, o bueno, usemos un término menos violento: la tristeza, no se deriva de ser débil, se deriva de tratar de ser fuerte por demasiado tiempo. No me queda duda que en algunos casos así es.

Hace poco platicaba con mi mejor amiga y le contaba mis problemas - para muchos nuestros problemas nos pueden parecer peores o no tan malos como los de la persona a lado nuestro, sin embargo al final del día no importan los problemas, importa la óptica, el filtro, tú manera de verlos y más aun de afrontarlos - Ella me decía que se sentía mal por no haber hablado de mis problemas antes, yo le contestaba "No había manera de que hubiéramos platicado de esto antes, yo no lo había externado" y es cierto...Leí un dato: la persona promedio dice cuatro mentiras al día, ó mil cuatrocientos sesenta al año, un total de ochenta y siete mil seiscientas para cuando tenemos sesenta años, y la más común es: ESTOY BIEN.

Nunca me ha gustado tenerme lástima ni regodearme en emociones negativas, resulta que el sufrimiento emocional (en el momento exacto en que ocurre) dura doce minutos, todo lo demás es auto-infligido, entonces tenemos a una población mundial de casi siete mil millones de habitantes, a los cuales a muchos les está yendo de la rechingada (a la mayoría) y el resto estamos actuando como si así nos estuviera yendo. Creo que es ridículo.

Creo que para grandes problemas, grandes soluciones, creo en tomar control de las cosas, creo que hay cosas que no puedo controlar y no creo que valga la pena preocuparme por ellas ya que pueden o no suceder sin que yo pueda hacer nada, creo en ser feliz, creo que ser feliz es tarea propia, creo que darle la responsabilidad de nuestra felicidad a alguien más, es simplemente...demasiada responsabilidad, creo en rodearte en la gente que quieres y en las cosas que más disfrutas cuando te sientes mal, creo en que si esas cosas no existen hay que encontrarlas o crearlas, creo en tomar los consejos de la gente que es más sabia (gracias Gabriel) y que te permite ver las cosas desde otro ángulo, creo que la vida se trata de momentos y esos momentos uno los propicia, creo en no perder el tiempo.

Creo en escribir por escribir.

www.damebrochant.blogspot.com