Donde viven los monstruos.

Publicadas por Les yeux noirs , martes, 15 de noviembre de 2011 09:07


Yo sé dónde, los conozco, muchas veces los he visto, conozco su rostro y su tamaño, son muy míos y aunque no sienta un particular cariño por ellos no puedo negarlos, son parte de mí.

Mis monstruos no son tantos pero nunca llegan solos, son montoneros, les gusta la compañía. Cuando alguno de ellos piensa en moverse primero se sacude, se desentume, luego, voltea a su alrededor, toma la iniciativa e invariablemente le habla al de al lado. Mis monstruos son cómplices, todo se cuentan, no guardan secretos.

La mayoría del tiempo, debo decir, los encuentro muy bien portados, están sentaditos atrás, en algún compartimento. Les gustan los recovecos, ahí tienen su banca, mecen los pies, están callados, duermen mucho...ya casi no salen a jugar, yo no los dejo.
Aunque a veces, algunas veces, escuchan una frase, ven una señal, alguien los pellizca o yo los llamo sin querer…cuando esto sucede trato de traer mi llamado de vuelta, de nunca haberlos siquiera pensado, pero aun así, ellos se levantan, unos lentamente, otros al instante...yo escucho sus pasos, los oigo acercarse, siento su respiración, percibo su temperatura. En ese momento corro y los ahuyento, hablo con ellos, a algunos les grito. Casi siempre logro que se vayan, les explico que no son bienvenidos.

Desafortunadamente para mí y para fortuna de ellos hay veces en las que no sólo llegan, sino que además se quedan, a veces por unos minutos, en los peores momentos, por días.

Casi siempre la tristeza del pasado es el primer monstruo en llegar, corre y me recuerda, su memoria es eterna. A él, le sigue la duda del presente, con su amigo: el miedo. Siempre llegan juntos, no pueden vivir uno sin el otro, se necesitan. Pegados vienen la frustración y la soberbia, ellos son atemporales y hablan al mismo tiempo.

El último en llegar es la ira, a él es precisamente a quien más le temo, de él me escondo, a él le ruego que se vaya sin embargo, cuando por fin llega, casi nunca me escucha, ni a mí ni a nadie, desconoce caras y voces, no encuentra espacio para razonar, es intransigente, egoísta, a veces violento.

Hace tiempo los fui a visitar, quise hacer las paces con ellos, les pedí una tregua, algunos accedieron, otros la siguen negociando. Son difíciles de tratar, se obstinan por tener vida propia y no quieren ser olvidados.

Me digo a mi misma, a manera de consuelo, que al menos los conozco. Todos han venido formalmente a presentarse, me explican de dónde vienen, presentan su caso, creen tener la razón.

Son míos, me hacen llorar, a veces temblar de miedo, me recuerdan quien soy, me lastiman y me enseñan. En algunas ocasiones, incluso me hacen escribir.

12 Response to "Donde viven los monstruos."

Elise Says:

comaaaaa, me encantó!!! un poquito más que siempre!!!!

Amarillo Says:

Le temo al mismo que tu, la ira es a quien siempre busco erradicar. Pero siempre esta allí esperando una oportunidad para hacer aparición. A veces llega disfrazada entre risas y humor negro pero me dice "aquí estoy..."

Me gusto mucho como siempre lo que escribiste (:

Artasanchez Says:

Increíble tu texto, me gusta mucho este tema de los monstruos... todos tenemos los propios, y creo que nos ayuda mucho a no temerles tanto como para no escuchar sus historias, y convivir, porque como dices, ellos nunca se irán, nunca nos dejaran, así que más vale que nos acostumbremos a su presencia.

Saludos

Les Yeux Noirs Says:

Gracias por leerme, son compañeros de siempre, mejor conocerlos que no. Un abrazo a los tres.

Kufurtenstraze Says:

Me quedo con el hecho de que los conozcas, que sepas que están ahi, y que la mayor parte del tiempo consigas controlarlos.
Habemos quienes no sabemos siquiera que los tenemos, o peor aún, quienes los negamos.

Excelente post, B.

@lrofocale Says:

Excelente post que debe ser aderezado con the Monster Mash

Gnozin Navarro Barreras Says:

Es posible que si te contara de los míos, como hipocondriaca, los adoptarías y pasarían a ser también tuyos...
Soberbio tu post consen...
Como muchos...
Como casi todos...

Trrbl Says:

Mi mostro que tengo cual Kthulu encadenado y en una obscura y lejana masmorra es el de ego, a ese cabr@n no lo dejare salir nunca los demas asi como tu vienen y se van, otra gran entrada saludos Madmoiselle...

omondra Says:

Si haces pandilla con tus monstruos te haces invencible. ;)

Les Yeux Noirs Says:

Gracias por sus comentarios y por leerme, y sí Gnozin, ni me cuentes de los tuyos que también me los adjudico ;) un abrazo.

Ninia Chef Says:

Y como siempre me dejas pensando sis! en medio de la nada esa pelea con los mounstros internos se vuelve sin tregua alguna pero es posible salir victorioso.. Excelente sis!

S U P E R M A N Says:

Ame este post... describe tan bien lo que muchos pasamos... lo bueno es que tu los conoces a todos y de donde vienen, malo cuando son extraños forajidos que no dan explicación de su origen ni de lo que quieren... supongo que por eso me puse la "S" en el pecho, para combatir con ellos.... un abrazo consen :)

Publicar un comentario

www.damebrochant.blogspot.com