Al final del camino.

Publicadas por Les yeux noirs , martes, 30 de octubre de 2012 12:11




Hace poco leí un artículo muy interesante; hablaba de una enfermera que por muchos años trabajó en el área de cuidados paliativos - está área centra su atención en los enfermos terminales, es decir, aquellos que padecen una enfermedad incurable y cuyo estado de salud se ha deteriorado al punto de requerir cuidados permanentes - Estos enfermos habían ido al hospital prácticamente a morir y no es extraño que la enfermera haya compartido momentos muy especiales al estar al contacto con estas personas al final de sus vidas. El espíritu de la gente - según la enfermera platica - crece muchísimo cuando las personas se enfrentan a su propia mortalidad.

"Aprendí que nunca hay que subestimar la capacidad de las personas de crecer. Algunos cambios fueron fenomenales. Cada persona experimentaba una variedad de emociones, como era de esperarse: negación, miedo, coraje, arrepentimiento, más negación y eventualmente aceptación. Cada uno de los pacientes encontraba la paz antes de irse, al menos todos aquellos que yo atendí...cada uno de ellos"

Cuando la enfermera escuchaba de sus pacientes acerca de cuáles eran aquellas cosas de las que se arrepentían o que desearían haber hecho distinto los mismos temas surgían una y otra vez. Aquí los 5 más comunes.

1. Desearía haber tenido el valor de vivir mi vida siendo quien yo quería ser y no haber vivido la vida haciendo lo que otros esperaban de mí. Este es el arrepentimiento más común de todos - dice la enfermera - cuando las personas se dan cuenta que su vida está a punto de terminar y voltean atrás ven las cosas claramente, es muy fácil ver cuantos sueños no cumplieron. La mayoría de las personas, de hecho, no cumple ni la mitad de los sueños que va teniendo durante su vida y muere sabiendo que esto fue debido a decisiones que conscientemente tomaron, O DEJARON DE TOMAR.

Es muy importante hacerle honor por lo menos a algunos de tus sueños durante el camino. En el momento en el que pierdes tu salud, ya es muy tarde. La salud trae consigo una libertad que muy pocos entienden, hasta que la pierden.

2. Desearía no haber trabajado tanto sin darme tiempo para cosas más importantes.
Este arrepentimiento - cuenta la enfermera- viene de cada paciente de sexo masculino que ha cuidado. Todos ellos sintieron que se perdieron la mayoría de la niñez y juventud de sus hijos y la compañía de sus parejas. 
Simplificar tu estilo de vida y tomar decisiones concienzudas hace que te des cuenta que no necesitas tantas cosas materiales como tú crees. Eso sin mencionar que esta simplicidad crea mayor espacio en tu vida haciéndote una persona más feliz y abierta a nuevas oportunidades.
3. Desearía haber tenido el valor de expresar mis sentimientos. Muchas personas reprimen sus sentimientos, en muchos casos para mantener la paz con otros. Como resultado, se conformaron con una existencia mediocre y nunca se convirtieron en quienes realmente pudieron haberse convertido. Muchos de estos pacientes de hecho desarrollaron enfermedades relacionadas con la amargura y el resentimiento que guardaron por mucho tiempo. 
Nunca podremos controlar las reacciones de otros. Sin embargo, aunque mucha gente inicialmente reacciona a la defensiva cuando cambias tu manera de ser al hablar honestamente, al final del día expresar lo que sientes eleva la relación a otro nivel mucho más sano. En el peor de los casos, decir la verdad puede acabar esa relación que no es sana para ti. En ambos casos, tú ganas. 
4. Desearía haber mantenido el contacto con mis amigos. Muchas veces las personas no entienden el verdadero valor de los viejos amigos hasta que están a semanas de morir y, en el caso de los pacientes de los que habla la enfermera, no siempre había manera de contactarlos. Mucha gente se había enrolado tanto en sus vidas que habían dejado que las verdaderas amistades se fueran de sus vidas a través de los años.  
Muchas de estas personas tenían arrepentimientos profundos por no haber brindado a sus amistades el tiempo y el esfuerzo que merecían. "Todos extrañan a sus amigos cuando están muriendo" menciona la enfermera. 
Es común para las personas con un ajetreado estilo de vida dejar a las amistades "para después". Sin embargo al estar cerca de la muerte la mayoría de la gente no se preocupa por su estatus financiero o los detalles físicos de la vida en si. Todo se resume al amor y las verdaderas relaciones. Esto es todo lo que queda al final del camino. 
5. Desearía haberme permitido ser feliz. Este arrepentimiento es muy común. La mayoría de las personas no se dan cuenta que ser feliz es una decisión. Se quedaron atorados en viejos patrones y hábitos. El "confort" de lo familiar fue más grande que sus emociones y el miedo al cambio los mantuvo fingiendo a otros e incluso a ellos mismos, que eran felices. Cuando al final aceptan que siempre quisieron reír más, tomarse las cosas menos en serio. "Cuando estás en tu lecho de muerte, lo que los demás piensan de ti desaparece de tu mente, qué maravilloso sería dejarse ir y sonreír de nuevo, mucho antes de tener que morir" menciona la enfermera. 
“You only live once, but if you do it right, once is enough.” - Mae West

2 Response to "Al final del camino."

Adrian Garza Says:

Me gustó mucho el post! Y creo fuertemente que estos 5 puntos son básicos para vivir plenamente.
y leyendo tu ultima frase del post, te complemento con otra.
"Dream as you would live forever,
Live like you will die today"

magnificent!! je t'adore

Les yeux noirs Says:

Gracias =) te adoro, te mando un beso.

Publicar un comentario

www.damebrochant.blogspot.com