Con el morral lleno...

Publicadas por Les yeux noirs , lunes, 11 de octubre de 2010 10:40


Hace unos días me pasó algo que me hizo pensar en este post. Estaba en mi departamento, en mi cuarto (el cual es un 2do piso que da a la calle) y eran las 4 am...era entre semana (el miércoles) y estaba dormida...en eso escuché unos cantos (gritos) que venían de afuera, me despertaron por completo y al asomarme vi a un par de alegres compadres cantando norteñas...Siendo yo una persona con problemas de insomnio y de sueño muy ligero esto me encabrono de inmediato. Rápidamente abrí la ventana y les grité: ¡Cállense, son las 4am!...a lo que ellos me gritaron (hasta eso)...¡Perdón Señora!...a los pocos minutos escuché que prendían el motor y se iban de ahí.

Sin embargo después de esto ya no me pude volver a dormir y ya completamente despierta y siendo de madrugada, uno (al menos yo) suele ponerse a pensar muchas cosas. En medio de mi frustración por haberme despertado me puse a pensar en la ubicación de mi departamento, eso me puso a pensar que varios de mis vecinos son jóvenes (estudiantes) que viven solos y se desvelan entre semana...después pensé en todas las veces que me ha ocurrido lo mismo con distintos vecinos...bueno más o menos el monólogo en mi cabeza fue así:

"Es que ya van muchas veces que esto pasa, que chinga...a lo mejor ya deberíamos de mudarnos a otro lugar...pero llevamos 10 años viviendo aquí, que hueva mudarse cuando ya tienes un departamento bien armado y en forma...además hay tantas cosas que habría que empacar...es que la neta como acumula cosas uno con el tiempo...definitivamente sería una hueva"

Todo esto me hizo pensar, ya al día siguiente y con más claridad, en las cosas que acumulamos con el tiempo y por qué lo hacemos...
Les cuento que mi madre es el extremo ridículo de la acumulación de cachivaches, al grado que, cuando visito la casa familiar trato de tirar una que otra cosa, lo hago poco a poco y tratando de que ella no lo note...cuando se da cuenta tenemos un diálogo como el siguiente:

Yo: "Mamá este lápiz labial se ve muy muy viejo, ¿Lo usas?"
Ella: "Uhmm no m'ijita, nunca lo uso..."
Yo: "¿Desde hace cuánto lo tienes?"
Ella: "Ahh...es que déjame contarte...ese lipstick lo compré en 1980, un mes antes de que nacieras y por eso lo guardo..." (me explica orgullosa)
Yo: ¡Mamá, tira esa porquería!, ¡Ha de estar ya radiactiva, guacala!
Ella: "Ay m'ijita, siempre me tiras todo..."
Yo: "Es que TODO guardas"

Y es que el ser humano es así...Todas las personas que conozco guardan (en mayor o menor medida) objetos a los que les han asignado valor sentimental y estos objetos pueden ser desde boletos de conciertos, folletos de lugares a donde hemos ido, cartas, corchos de botellas (un hábito personal), ropa de otras décadas, revistas...e incluso lápices labiales.

Claro que, el guardar todo este tipo de recuerditos es resultado del apego a las cosas, condición inherente al ser humano.
Aparentemente es muy difícil para uno deshacerse de lo que sea, aunque sea completamente inservible...todavía recuerdo como lloré cuando me deshice de mi colección de cassettes...muchos dirán que no tiene nada de malo ir acumulando cosas ya que recordar es "volver a vivir" pero es que si eso pensáramos de cada cosa que obtenemos que nos trae un recuerdo acabaríamos sepultados en un montón de objetos de todo tipo.
Yo tengo un ejercicio que hago por lo menos cada seis meses...guardo un día del fin de semana y limpio mi cuarto, y no me refiero a trapear y sacudir, más bien me obligo a revisar TODA mi ropa, zapatos, cajones, productos de belleza, medicinas, revistas, etc. etc. Y hago lo que yo llamo una "limpieza general" me obligo a tirar todo lo que no uso, o no sirve (o que ya está caduco por Dios)...y guardo aparte la ropa que no uso para regalarla (sigo la regla, si no lo has usado en un año, lo más probable es que nunca lo vuelvas a usar) Cuando termino me queda una leve sensación de nostalgia, pero al mismo tiempo una gran sensación de alivio, me hace sentir que la energía a mi alrededor es distinta y fluye más fácilmente.

Sin embargo se que este es un hábito difícil...todos queremos algo que nos recuerde, un objeto que sea testigo de un viaje, un evento, incluso una relación (cuando dicha relación se quiere recordad, en otros casos lo que hacemos es botar todo lo que nos dio el o la desgraciada)
Qué difícil es el desapego, material, mental y emocional...a muchos nos gusta traer la petaca llena de piedras y no soltar nada, sin embargo ¡Qué sano es en ocasiones dejar algunas de esas piedras a un costado del camino!

Yo en lo personal creo que todos los extremos son malos y nunca he sido minimalista, sé que hay cosas que voy a guardar para siempre y por supuesto hoy agradezco tener objetos que mi madre y mis abuelas guardaron. También agradezco tener el valor de, periódicamente, deshacerme de toda la sarta de porquerías que posiblemente no me traigan buenos recuerdos y sólo acumulan ácaros.
Al final del día los buenos momentos (y también los malos) no necesitan recordatorio, porque si los usamos a nuestro favor, muy posiblemente cambiaron algo dentro de nosotros y son parte de nuestro currículo de vida...y

¿Ustedes qué guardan?



13 Response to "Con el morral lleno..."

ChristianMV Says:

Amiga :D

Yo guardo los apustes de la carrera y la maestr[ia por si alg[un día los vuelvo a usar... cosa que jamás he hecho en años!!!

También guardo los tickets para revisarlos peor por falta de tiempo a veces los reviso hasta dentro de un mes, y ps luego ya ni recuerdo de que fueron :S

Fuera de eso soy como tú trato de limpiar periódicamente mis cosas y dejar solo las que uso.

Colecciono tasas de conciertos porque algún día le mostraré a mis nietos que su abuelo escuchó grandes bandas de música.

Les Yeux Noir Says:

Me gusta! mi hermana colecciona pero los talones de los boletos de conciertos...pero te fijas como guardas los apuntes que en verdad NUNCA vas a volver a usar? jeje, todos somos así...lo importante es no aferrarse a guardar el mameluco del tatarabuelo ;) gracias por tu comentario Chris!

GNOZIN NAVARRO BARRERAS Says:

Yo guardo libros... los tengo todos rayados, subrayados, con anotaciones, etc...

GNOZIN NAVARRO BARRERAS Says:

Segundo intento de comentario: yo guardo casi todos los libros que leo... los tengo todos rayoneados, subrayados y llenos de anotaciones... son las conversaciones que le saco a cada párrafo mientras leo...

MM Says:

sis, metamos a tu madre y a la mía en una licuadora... mi mamá es el extremo opuesto de la tuya, tira todo! sirva o no sirva, sea de quien sea!
saluditos :)

Jemager Says:

Yo trato de ser minimalista pero no al extremo, no tengo apego por nada material, solo tengo lo que considero útil.

Genial post!

Markyto Says:

Me identifico en el aspecto de guardar cosas como los demás, apuntes de la escuela, de los cuales efectivamente quiero conservar, pero me di a la tarea de escanearlos y ahora los guardo en un disco duro donde posiblemente no los vuelva a ver. De una u otra manera también son cachibaches que guardas pero ahora en un espacio distinto.

De vez en cuando también escombro y saco cosas que no necesito, la ropa que sé que no utilizaré la doy a donación y otras cosas de plano van a la basura.

Muy buen post.

Saludos

Eúzkaro Erraez Says:

cero apego material, bueno casi, que haría sin mi midi y sin mis libros? ñ_ñ

Lady Marian Says:

Mi madre es iguaaal que la tuya sis, y creo que si, guardamos muchas cosas por los recuerdos o el valor que les asignamos, pero ¿qué tan útil es eso en nuestra vida? viajar ligero es lo mejor, siempre (en mi opinión) debemos tener lugar en nuestro morral para nuevas experiencias y los recuerdos que las nuevas aventuras nos puedan regalar...Los recuerdos también caducan.

Anónimo Says:

Muy interesante, mmm yo guardo CDs que ya ni escucho, tickets de conciertos o de partidos d futbol y apuntes de ingles que con garabatos que solo yo entiendo una que otra vez me han sacado de dudas.

Karolina

Bloggero Solitario Says:

Hay una filosofía que se aplica en muchas creencias religiosas y de otro tipo que es "Viajar Ligero", es decir, no vivir con apegos materiales y emocionales, lo que ayuda muchas veces a adaptarse rápidamente a nuevas condiciones de vida. En otras palabras tener la capacidad de "Quemar las naves" y dejar atrás aquello que no necesitamos mas.

Anónimo Says:

Ahhhh, que nostalgia vino a mi mente, leyendo tu divertido escrito!
1.- Recordé a mi Madre. Exactamente como lo describes, tiene un apago a las cosas por el valor sentimental que representan y tenemos que a escondidas, tirar cosas que solo son un estorbo
2.- Recordé que no me deshago de mis Discos LP de hace 20 años! Si que los he guardado y bien.
3.- Haré una rutina similar a la tuya. Cada 6 meses, renovaré los espacios, tirando lo que realmente no ocupé en ese mismo periodo. Cerrare los ojos y a la basura !!

Gracias por los buenos recuerdos !
Abrazos Master !!
Saberfra

MD3P Says:

BB yo en lo personal coleccionaba los boletos del cine hasta que llego un momento que eran demasiados así que deje de hacerlo pero en si guardo todo lo que me ragan con decirte que tengo una servilleta con una dedicatoria desde la prepa y tal vez este mal o tal vez no la cosa es que disfruto el hacerlo, como siempre muy buen post

Publicar un comentario

www.damebrochant.blogspot.com