Amo odiarte

Publicadas por Les yeux noirs , lunes, 12 de julio de 2010 10:09


Sentada en el asiento de la ventanilla de mi vuelo rumbo a Monterrey se me ocurrió pensar en algo, bueno la verdad es que no se me ocurrió así nada más, más bien en determinado momento me obligué a pensar ya que odio viajar en la ventanilla…logré quitarme el miedo a volar, pero ir en la ventanilla es aún bastante tortuoso para mí, pero bueno, ese es tema de otro post…

En lo que me puse a pensar fue en el perdón…y cómo es difícil darlo, pedirlo y en algunos casos incluso después de “perdonar” olvidar la situación que te hizo sentir triste, enojado, apenado, humillado o simplemente miserable.

Yo les confieso algo; a mí no me cuesta nada pedir perdón, siempre que sé que mis palabras o actos lastimaron u ofendieron a alguien lo hago, es más, me he encontrado en situaciones donde a lo mejor yo no fui quien comenzó el conflicto, pero aun así he pedido perdón a sabiendas de que la otra persona no lo va a hacer…obviamente lo he hecho para salvar relaciones que me importan.

Por otro lado les confieso otra cosa; para mí es MUY difícil olvidar situaciones que me lastimaron, me cuesta trabajo dejar ir – menudo conflicto – ya que al no dejar ir los problemas de repente te encuentras cargando un montón de porquería que no te sirve de nada.

Creo que lo más difícil para mí es olvidar, y perdonar ya que estamos en esto, las relaciones amorosas que no se dieron…lo cual también es tremenda tontería ya que en una relación que se rompe siempre hay dos partes involucradas, sin embargo, aún y cuando TODOS hemos escuchado que como adultos debemos de responsabilizarnos por nuestros actos y decisiones, cuando tenemos problemas con la pareja, sean éstos tan fuertes o no como para romperla, nos encontramos haciendo las mismas preguntas siempre, y con siempre reitero CADA VEZ que pasamos por esa misma situación (lo cual también es sumamente ridículo, no por nada una de las definiciones de locura es hacer las cosas DE LA MISMA MANERA una y otra vez…esperando resultados distintos)
Entonces vienen los:

¿Por qué me hace eso si yo nunca hice nada para causar tal comportamiento?

(Pues porque cada persona es distinta, esperar que la gente actúe como uno es como pensar que vivimos en un mundo de clones)

¿Por qué me habla de esa forma?

(Porque cada persona fue educada de cierta forma, esto aunado a que el sobrante o faltante de seguridad en uno mismo hace que a veces le hablemos a la gente como si tuvieran “la dicha” de tenernos)

Si me hizo: (llene éste espacio con lo peor que pueda imaginar) es porque no me quiere

(Puede que sí, puede que no…cada ser humano ama de forma distinta, si alguien no te ama como tú esperas no quiere decir que esa persona no te está amando a su máxima capacidad: nadie puede medirse con la misma vara)

En fin…la lista de insultos, improperios y “actos ofensivos” que alguien nos puede hacer y viceversa es infinita.

Después de pasar yo por varios conflictos familiares, con amistades, laborales y (¡uffff!) amorosos, llegué a las siguientes conclusiones:

1. Nunca asumas nada – para bien o para mal el “imaginarnos” o pretender que sabemos lo que alguien pensó al hacer o decir aquello que nos lastimó es inútil, solución: ¡Pregunta qué es lo que realmente estaba pensando!

2. Nunca esperes que alguien responda de la forma en que tu respondes…así nos ahorramos todos los ¿Por qué si yo soy tan bueno (a)?, ¿Por qué si yo hago x, y, z por él – ella no me da ni la mitad…? Y la verdad es que el nivel de compromiso entre dos personas casi siempre difiere. Por otro lado (y de nuevo) NADIE es igual a uno, no demos palabras, detalles, favores y caricias esperando lo mismo a cambio, más bien hagámoslo como una consecuencia al amor y al compromiso que sentimos por esa persona ¿Lo bueno? Que si no te gusta lo que recibes (o no es suficiente para ti) siempre tienes la opción de largarte.

Y sin embargo…
3. Entrega, entrega porque si tu actitud es amorosa, conciliadora, respetuosa y dadivosa, lo más probable es que todo lo que des se regrese como un espejo.

4. Y no guardar rencor (me repito a mi misma: no guardar rencor, no guardar rencor…) uno cree que odiando y deseándole lo peor a la persona que nos lastimó va a servir de algo y eso es “esperar que alguien muera mientras tú te tomas el veneno". El rencor sólo enferma, destruye y además ocupa tiempo y esfuerzo. Son horas de energía y de canalizar tus emociones y pensamientos esperando que a tu ex novio se le rompa el pie (o algo peor)

Muy difícil perdonar, difícil pedir perdón y difícil olvidar, créanme, lo sé (obvio la dificultad crece de forma directamente proporcional al tamaño del catorrazo recibido), sin embargo una vez que lo logras, una vez que de corazón dices “te dejo ir, a ti, y a lo que hiciste que me lastimó” el peso liberado es más grande que la piedra que “El Pipila” cargaba.

Por ahí leí que Abraham Lincoln escribía cartas sumamente odiosas, llenas de improperios y reclamos a la gente que lo ofendía…sin embargo nunca las enviaba, pasado el momento resolvía sus conflictos cuando la templanza regresaba a él – creo que era un tipo inteligente ¿Ustedes?.

15 Response to "Amo odiarte"

Calabaza Martillera Says:

Nuestro corazón sigue siendo la fortaleza y la debilidad de nuestras emociones y ¡nunca nos gusta aprender por las buenas!

Un abrazo muy fuerte!!

R.G. (C.M.)

Les Yeux Noir Says:

Con dos líneas dijiste mucho, mil gracias por tu comentario!

El Albuelo Says:

Ya lo dijo quien lo dijo: "Conócete a ti mismo" y es que, al final, ahí radica todo.

Quien no sabe dar, no sabrá recibir.

Quien no se conozca primero, no sabrá qué quiere.

Quien no reconozca sus errores, no evolucionará.

Quien no perdone... vive como el Albuelo.

Les Yeux Noir Says:

Mucha razón Abue...lo último es lo difícil, muy difícil, creeme que lo sé...pero al final hay que dejar ir, no vale la pena guardarlo, creo que la mochila que cargamos tiene suficiente con nuestros cuadernos como para además agregarle los cuadernos de alguien más...

Ray Says:

Veamos...

Odiar es un sentimiento que solo funciona en nosotros,puesto que a la otra persona ni le afecta ni le emociona que sintamos eso.

Mas bien creo que es elemental deshacernos de ese tipo de asuntos que simplemente amargan nuestra existencia y nos hacen conflicto cuando queremos iniciar de nuevo... arrastramos el odio a un nuevo espacio que no tiene la menor intención de hacernos sentir lo que ya nos hicieron sentir antes (un mal sentimiento) Espero haberme explicarme en este punto...

Y bueno, aquí coincido aun más... el dia que dejemos de esperar, idealizar, y conceptualizar a las personas ese dia nos dejaran de decepcionar y calmaremos animos de frustración.

Pedir perdon cuesta cuando es alguien que importa, cuando no lo es, simplemente pedimos DISCULPAS. Y es mil veces mas facil perdir disculpas que pedir perdon.

Nadie nos pertenece, y debemos ser conscientes de ello... comparten tiempo con nosotros, pero no son nuestros. Y ahi confundimos y es cuando nos cuesta uno y la mitad de otro dejar ir algo que NO es nuestro, pero qe estuvo cerca y la ausencia siempre mata...

Por salud mental, una vez he decidido y aunque me ha costado:

PERDONAR Y OLVIDAR.



Funciona realmente y da una tranquilidad que no imaginan, repito, no es asunto de todos los dias, pero vale la pena el intento, POR NUESTRA ESTABILIDAD.

Les Yeux Noir Says:

Gracias por tu comentario Ray y estoy totalmente de acuerdo contigo...perdonar es algo que debemos hacer...por nosotros mismos

aminsarur Says:

Yo aprendí a perdonar hace muy poco tiempo (creí que sabía antes, pero no). Y en verdad las cosas funcionan de una manera muy distinta si llevan esa línea de pensamiento. Inténtenlo, funciona!

El Albuelo Says:

Yo no veo diferencia entre ofrecer disculpas y pedir perdón.

Al final, si manejo la idea de que "perdón, solamente a Dios" y, tomando en cuenta que Dios es amor, no hay nada que cargue más allá de esta Vida, ja.

Si, todos cometemos errores y está cabrón que muchas veces pidamos un trato que nosotros mismos no damos.

No sé, este es un buen tema para discutir en la mesa con unos alcoholes de por medio... a ver qué día, ¿no?

Carlos Says:

Muy bien dicho Consen. La verdad es que es un problema común en las personas esperar que hagan lo que nosotros queremos que hagan o peor aun, que esperamos que hagan.

La cultura de cada persona es diferente y no por eso digo que la mía es mejor que la tuya o viceversa. Partiendo de eso, tenemos que comprender que cada quien tiene situaciones, experiencias e ideas diferentes, dichas cosas pueden originar en diversas respuestas y acercamientos a un problema que se intenta resolver.

Es de sabios intentar ponerse en los zapatos de los demás, intentar comprenderlos, aceptarlos y pensar en porque dice o hace tal o cuál cosa; lo más sencillo del mundo es decir que lo hace solo para dañarme cuando no es así.

Aunado a esto, el perdón es la clave para un mundo mejor, sin duda como dices; pero sinceramente, uno comienza a sentir cada vez menos la necesidad de perdonar a alguien, cuando comprendes lo que te mencionaba arriba.

Como siempre, buenisimas entradas Consen, todo un placer leerte... a veces no alcanzo a ponerte comentarios, pero siempre te leo.

Un abrazo despanzurrador.

Adrian Says:

"2. Nunca esperes que alguien responda de la forma en que tu respondes…así nos ahorramos todos los ¿Por qué si yo soy tan bueno (a)?, ¿Por qué si yo hago x, y, z por él – ella no me da ni la mitad…? Y la verdad es que el nivel de compromiso entre dos personas casi siempre difiere."

Esto es 1000000% verdad

ChristianMV Says:

El perdon...

Tocas un tema complicado para mi, pero es muy cierto lo que dices, tuve que leer varias veces loq eu escribes porque necesito que se me quede bien mucho de eso en mi cabecita.

A veces pienso que el perd[on no solo es una acción, al menos no como la conocemos, es mas un estado psicológico y emocional y porque no? espiritual. Y repito solo lo creo yo eh.

Porque el perdón para mi llega cuando ese hecho o situación en la que te lastimaron u ofendieron ya no te "ofende" o "lastima" mas.

Casualmente leía en un blog de los maestros espirituales y hablaban de la famosa frase de Cristo "Perdónalos porque no saben lo que hacen"... y que a pesar de estar recibiendo un castigo Cristo no se siente ofendido por ello, por eso el no dice los perdono, sinoq ue le pide al "Padre" que los perdone porque no saben lo que hacen.

Pero somos seres humanos y el no darnos por ofendidos creo que atenta tambien contra nuestra parte emocional, así que por eso no es tan fácil el lidiar con el perdón siempre porque duele.

Sin embargo como tu dices en esta entrada de blog, el liberarse de esa carga, es lo mejor que uno puede hacer por uno mismo.

Vivir en un mejor estado mental y emocional.

ChristianMV

MD3P Says:

Es difícil el dar un opinión para mi en este punto xq yo no sé perdonar, soy una persona demasiado orgullosa, pero bueno es un área de oportunidad en la cual sé de antemano que debo trabajar.

Buen post =D

Anónimo Says:

El perdon es un tema muy dificil, muchas veces creemos que al pedir perdon queda remediado el error y el otro tiene la obligación de otorgar el perdon, dejandole un paquete terrible por que esta casi obligado a perdonar, por que se le ha pedido. Cuantas veces lejos de pedir perdon nos detenemos a pensar como hicimos sentir a la otra persona? cuantas veces en lugar de pedir perdon pensamos en uan solución que remedie el error cometido? Cuantas veces le hemos preguntado al otro: Qué puedo hacer para remediarlo o hacerte sentir menos mal de lo que ya hice?
Finalmente yo puedo recordar que me pidieron perdon y lo perdone (no siempre de corazón), y podre olvidar como me pidio perdon, pero lo que no podre olvidar es como me hicieron sentir cuando me fallaron. Sólo quería aportar el otro lado de la moneda donde uno es el que cometio el error. Un abrazo Pepuko

Anónimo Says:

Perdonar: es recordar sin que te haga daño.
Menudo trabajo hacerlo, pero al final vale la pena!

un abrazo

KC

Anónimo Says:

Buenisimo Sista me encantó!!

Publicar un comentario

www.damebrochant.blogspot.com